La agencia de extensión del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova (CENTA) en Sonsonate realizó una capacitación a productores de maíz sobre el ciclo biológico del gusano cogollero, con el objetivo que lo identifiquen y puedan determinar el nivel de contagio de sus parcelas para controlar la plaga.

Con la explicación de las etapas por las que pasa el gusano cogollero antes de morir, inició la reunión para los productores del cantón Cuayapa Arriba del municipio de San Antonio del Monte, en el departamento de Sonsonate, donde conocieron que esta plaga en estado adulto es una mariposa o papalota, asimismo se les orientó como deben realizar un monitoreo para identificar la plaga en las plantas.

El ciclo de vida del gusano cogollero es de 21 días, antes de morir deja huevos en el envés de las hojas de la planta de maíz, en tres días revientan y se convierten en larvas; es en ese momento que empieza a comer del cogollo de la planta hasta desarrollarse y convertirse en pupa, para luego bajarse al suelo y enterrarse por 13 días y convertirse en mariposa, según explicó a los asistentes el Ing. Démar García, técnico extensionista de CENTA en Sonsonate.

📸Galería fotográfica

Agregó que “nosotros como CENTA estamos recomendándoles que debemos hacer un muestreo o monitoreo porque el gusano cogollero se presenta en las etapas tempranas del cultivo de maíz, es decir en la etapa del desarrollo vegetativo (de 7 a 50 días de edad), así que los monitoreos deben hacerse semanales para detectar con tiempo la larva de este insecto”, indicó Démar.

Los productores realizaron una práctica del monitoreo que deben efectuar en su parcela, registrando plantas de maíz de diferentes puntos hasta contabilizar 100 plantas y conocer el nivel de infestación de la parcela para actuar con el control de la plaga.

Si el contagio de la parcela es menor a un 20%, los productores podrían aplicar un control alternativo con la aplicación de productos con los que cuentan las familias productoras como azúcar, sal, arena, aserrín de conacaste o polvo de la semilla de nim (neem), que se depositan directamente en el cogollo de la planta de maíz y de forma individual.

Simón García, productor de maíz en Cuyuapa Arriba, comentó sentirse satisfecho con la información, “la charla ha sido excelente, porque, aunque nosotros somos de aquí y ya sabemos de las plagas, ignoraba de los ciclos del gusano cogollero y solo sabía del azúcar para controlarlo; ahora ya llevo en mi mente otros productos que puedo tener en casa y aplicarlo a la plaga sin tener que gastar en el agroservicio”.

En el cultivo de maíz es muy importante que los productores tomen en cuenta algunos puntos como:  la selección del híbrido a sembrar, el manejo agronómico, prácticas de prevención de plagas como el uso de trampas amarillas, realizar una nutrición adecuada, aplicar productos alternativos como los antes mencionados u orgánicos, que serán de acuerdo al resultado que dé el monitoreo de la parcela, de esta forma estarán asegurando un buen cultivo y la cosecha de maíz.

(Visitada 184 veces, 1 visitas hoy)