El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través del Centro de Desarrollo de la Pesca y la Acuicultura (CENDEPESCA), ha realizado distintas acciones, desde las vedas hasta el apoyo en el desarrollo de aplicaciones para teléfonos móviles –a nivel regional-, a fin de lograr mayor resiliencia de quienes laboran en el sector pesquero y acuícola ante las condiciones que genera el cambio climático.

El director de CENDEPESCA, Gustavo Portillo, explicó que uno de los efectos de la variabilidad del clima que más afecta a este sector es calentamiento de la superficie del agua, pues debido a ello algunas especies como los peces, camarones, crustáceos, entre otras, buscan mayor profundidad u otros espacios con condiciones óptimas para su crecimiento.

En ese sentido mencionó que los pescadores salvadoreños pueden verificar, a través de una aplicación para teléfonos móviles las condiciones del mar antes de realizar las actividades pesqueras. Esta se desarrolló de manera regional bajo la coordinación de la Organización del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano (OSPESCA) y lleva por nombre Clima-Pesca. Esta herramienta tecnológica busca dotar de información sobre parámetros físicos y químicos del lecho marino en tiempo real para hacer más efectiva la faena de pesca.

El director aseguró que otra de las medidas que se implementan para poder conservar las especies son las vedas de camarón marino tanto para la pesca industrial como artesanal. Sobre ello, aclaró que la veda de camarón se decreta en las épocas más importantes del ciclo reproductivo de esta especie, de abril a junio que coincide con la etapa de mayor reproducción del camarón; y de octubre a diciembre, para proteger el desarrollo de los juveniles. “Es una disposición que no prohíbe a los pescadores artesanales la captura de otras especies, únicamente se prohíbe el uso de redes para capturar camarón. Los barcos industriales deben permanecer en puerto”, agregó.

Detalló que, al decretar los periodos de vedas, el MAG entrega paquetes alimenticios para abastecer a las familias de los pescadores artesanales organizados. Solo durante la veda que estuvo vigente del 17 de abril y al 31 de mayo del 2018 se entregaron 2,354 paquetes con fondos provenientes del Fideicomiso de Pesca Artesanal Responsable (PESCAR). Adicionalmente se entregó un bono de $45 dólares a 1,838 pescadores individuales con el apoyo del Programa Mundial de Alimentos (PMA). Leer más sobre esta entrega aquí.

Por otra parte, el funcionario reiteró la necesidad de acatar las medidas indicadas en su debido tiempo, pues, además de la variabilidad del clima, el desacato a las disposiciones y la sobrepesca afectan directamente al sector en cuanto a la cantidad de productos capturados. “Tenemos 321 kilómetros de costa y en eso hay más de 19,000 pescadores. Entonces, el que estén mermando las capturas no solo es efecto del cambio climático, sino también de la sobrepesca y de no respetar las normativas”, enfatizó Portillo.

Como parte de las acciones de contingencia ante embates del cambio climático, el año pasado se entregaron paquetes alimenticios a los pescadores de la franja costera y cuerpos de agua continentales que resultaron afectados por las tormentas tropicales Michael y Vicente. En total se entregaron 3,382 paquetes financiados por el Fideicomiso PESCAR y con el Fondo de Protección Civil, Prevención y Mitigación de Desastres (FOPROMID), se entregaron 36,410 paquetes a igual cantidad de pescadores afectados.

Durante esta administración, el Gobierno desarrolló la Política Nacional de Pesca y Acuicultura para los próximos 15 años. De igual forma, se crearon diversos documentos que marcan los lineamientos y ejes de trabajo que permiten promover y garantizar una actividad pesquera y acuícola sustentable. Algunos de ellos son: el Plan de Desarrollo Sustentable, el Plan de Ordenamiento y el Plan Estratégico Institucional referentes a la pesca y acuicultura.

(Visitada 121 veces, 1 visitas hoy)