Es primera vez que el CENTA desarrolla y libera dos variedades de hortalizas con alto porcentaje de carotenoides totales y betacarotenos.

Tradicionalmente en El Salvador, los agricultores siembran variedades criollas de camote de pulpa cremosa, y ahora el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), pone a disposición dos nuevas variedades de pulpa anaranjada, denominadas CENTA Masahuat y CENTA San Pedro, las cuales contienen alto contenido de carotenoides totales y betacarotenos, por lo que son considerados cultivos biofortificados.

Las dos nuevas variedades biofortificadas, liberadas en el cantón Las Isletas, municipio de San Pedro Masahuat, departamento de La Paz, fueron puestas a disposición de las familias productoras por autoridades del MAG y CENTA.

El Director Ejecutivo del CENTA, Dr. Emilio Suadi, mencionó que, en el caso de los camotes anaranjados, además del alto contenido de carotenoides, el potencial de rendimiento es de 150 a 500 quintales por manzana, permitiendo mayor rentabilidad y alto contenido nutricional.

Agregó que estos materiales pueden ser sembrados a una altitud de 900 metros sobre el nivel del mar, se adapta a suelos de textura gruesa y con alto rendimiento en raíces, entre otras características que fueron probadas y realizadas por expertos del Programa de Hortalizas del CENTA y apoyados por extensionistas.

“Es una motivación que viene dando el gobierno entrante para que el productor produzca más y nos ayude al campesino a tener la alimentación diaria. Por eso nosotros nos alegramos en que haga ese esfuerzo nuestro gobierno, para que nosotros nos sintamos motivados en nuestro quehacer diario y nuestra familia y así estar educado, entretenido y estar seguro de la alimentación”, Rubén Ramos Martínez, productor de Las Isletas.

Por su parte, Guadalupe Ramos, productora de Las Isletas, aseguró que “es primera vez que voy a cultivar (el camote) y la expectativa es agarrar semilla para poder seguir el mantenimiento y el sostén de uno. También contribuirá a la seguridad alimentaria, lo que está haciendo el CENTA es que haya un rubro de comida en nuestro hogar”.

Según el análisis de Laboratorio de Química Agrícola del CENTA, el contenido de carotenoides del camote CENTA Masahuat es de 91.28 microgramos por gramo y el del CENTA San Pedro es de 169.77 microgramos por gramo. Ambos resultados están por encima del contenido de carotenoides de la variedad de camote criollo, que es de 0.39 microgramos por gramo. Adicionalmente, el contenido de proteína cruda es de 2.52% en el CENTA Masahuat, y en el CENTA San Pedro de 1.06%, valores mayores que el contenido de proteína del camote criollo que de 0.68%.

Los expertos recomiendan que ambas variedades biofortificadas se deben cosechar a partir de los cuatro o cinco meses. El lugar de siembra y las condiciones climáticas afectan la formación de raíces, por ello aconsejan realizar muestreos de cosechas a partir de los cuatro meses.

La investigación inició en el 2009 y contribuyó el Centro Internacional de la Papa (CIP) que entregó al programa de Hortalizas 89 materiales para ser adaptados, de los cuales seleccionaron 73, para seleccionar finalmente dos que superaron en rendimiento, contenido de vitamina A y aceptación culinaria. Estos fueron validados en fincas de agricultores, especialmente en los departamentos de La Paz, La Libertad y Sonsonate y son los denominados CENTA San Pedro y CENTA Masahuat.

El director del CENTA recordó que, además de las dos variedades de camote que son muy importante para el desarrollo agrícola nacional, este año también se liberó una variedad de arroz que también es biofortificada, pues tiene alto contenido de zinc y de hierro. En ese sentido, aseguró que “parte de la contribución del CENTA y el Gobierno de El Salvador es brindar a los productores la tecnología para que cada vez vayan siendo más competitivos, y de esa manera poder hacer un agro sustentable y rentable para ellos”.

PROCESAMIENTO AGROINDUSTRIAL
Por su alto valor nutricional, el camote forma parte de la dieta familiar y suele ser preparado o incorporado en diferentes platillos como sopas, en dulce, puré, cremas, entre otros. Además, el camote es utilizado de forma industrial para elaborar harinas, galletas, bebidas e incluso chips.

IMPORTANCIA DE LOS CAROTENOIDES
Los caratonoides son un grupo de pigmentos orgánicos con propiedades nutricionales que se encuentran principalmente en los vegetales, a los que confieren un color que puede variar desde amarillo claro hasta rojo oscuro, pasando por el color naranja. Los carotenoides tienen un importante efecto antioxidante y son precursores de la vitamina A (Retinol).

El betacaroteno es el carotenoide más abundante en la naturaleza y el más importante en dieta humana, debido a que ha demostrado ser un excelente antioxidante que ayuda al eficiente funcionamiento del sistema inmunológico. Estimula la producción de glóbulos blancos en la sangre y ayuda a eliminar el colesterol malo que almacenamos, contribuyendo a la prevención de ataques cardíacos.

Este carotenoide se transforma en vitamina A en la mucosa del intestino delgado, por lo que consumirlo ocasiona grandes beneficios en los ojos y en la piel: reduce la resequedad de los ojos, los protege de las cataratas y, además, contribuye a mantener una piel lozana.

Con estas variedades biofortificadas se busca contribuir con alimentos que contengan alta calidad nutricional y ofrecer alternativas tecnológicas que incrementen la producción y productividad de las familias productoras que se dedican a este rubro.

(Visitada 278 veces, 1 visitas hoy)