El Ministro de Agricultura y Ganadería, Pablo Anliker, cumple su compromiso con habitantes de El Paisnal al visitarles y anunciarles todo el apoyo que tendrán para elevar la producción de verduras y hortalizas en el huerto familiar comunitario.

Hortalizas y frutas frescas en las mesas de los habitantes de la comunidad El Chaparral, municipio de El Paisnal, son el resultado de una iniciativa colectiva para la producción de alimentos en huertos familiares que involucra a niños y jóvenes que, desde ahora, ven a la agricultura como su fuente de alimentación y de ayuda a otros.

Sabiendo que la pandemia por COVID-19 ha dejado a muchas personas sin una fuente de ingresos familiares, como es el caso de los habitantes de El Chaparral, una comunidad rural al norte de San Salvador, donde se vieron obligados a reinventarse en cuanto a los quehaceres y oficios para mantenerse ocupados y ser productivos para sus hogares.

Allá por el mes de marzo y abril de 2020, Victorina Alvarenga y Alexander Torres, líderes de la comunidad, estaban inquietos buscando qué hacer para que la niñez, la juventud y adultos mayores tuvieran opciones para entretenimiento que fueran productivas y bien común; fue así como coincidieron en la idea de desarrollar un proyecto que involucrara a todos, a través de un Huerto Familiar Comunitario, con enfoque educativo y de práctica de valores como la solidaridad y el cooperativismo.

Por el enfoque implementado, lo novedoso del huerto es que involucra a las niñas y los niños de la comunidad, quienes son acompañados por sus madres o padres; en algunas ocasiones hasta los abuelos. En total son 20 personas las participantes, de las cuales 14 son menores de edad; quienes, con apoyo y la vigilancia de un adulto, realizan los diferentes procesos que lleva cada cultivo como muy bien lo detalló Sheila Alvarenga cuando se le consultó qué actividades agrícolas son las que se realizan en el huerto.

“Primero hicimos las eras (delimitación y preparación de la tierra donde se cultivará); después, le echamos cal, y luego la siembra. Después, venimos a regar, abonar; luego cortamos los alimentos”, detalló Sheila, de 6 años de edad. Ella y los demás niños no solo cultivan, sino que también juega en el proceso de aprendizaje. Se divierten, aprenden y practican la solidaridad, porque se ayudan mutuamente. Según los líderes del proyecto, si alguien no le va muy bien en la cosecha hacen intercambios de productos.

Victorina Alvarenga, es una joven maestra de profesión, líder de la comunidad y madre de Sheila; en medio del huerto, junto a los demás niños, espera la llegada del Ministro Anliker para poder explicarle el novedoso proyecto, sus bondades y la formación que están implementando con el cultivo de verduras y hortalizas; además, para solicitarle el apoyo.

“El huerto tiene 20 eras identificadas con el apellido de cada participante; tenemos unas que son específicamente para donarle a las personas que ya no pueden trabajar. Uno de los objetivos con los que se hizo esa distribución es porque a las niñas y los niños hay que irles enseñando el amor al prójimo. La semana antepasada hicimos una corta de pepino, las fuimos a entregar a 15 personas adultas mayores y se siente tan gratificante ver cómo el niño y la niña va entendiendo esa parte de la solidaridad con las personas y, sobre todo, con los que tienen menos oportunidades de producir sus propios alimentos”, explicó Alvarenga al Ministro.

Por su parte, Alexander Torres, el otro líder de la comunidad describió que los niños siembran pepino, rábano, chipilín, mora, sandía, tomate, chile verde, lechuga, repollo. También comentó que, además de cultivar, lo interesante es la formación que reciben los niños y niñas para crear una cultura de trabajo colectivo comunitario y despertar el interés en la agricultura. “La tierra no solo es para construir un edificio, una carretera; la tierra también da alimentos y en esta generación, donde estamos trabajando la educación inicial, esto va más allá de hacer un huerto en la familia, es más allá de hacer un huerto por ganar dinero, es porque aquí estamos construyendo un tejido social que se ha perdido en los últimos años en nuestro país y con un sector bien vulnerable”, reiteró Torres.

Este proyecto que se desarrolla dentro comunidad El Chaparral, ha llamado la atención del Ministro de Agricultura y Ganadería, Pablo Anliker, quien ha instruido a sus direcciones y dependencias garantizarles apoyo técnico, insumos e incluso becas a los jóvenes para estudiar en la Escuela Nacional de Agricultura “Roberto Quiñónez” (ENA).

Según los locales, nunca antes un funcionario de Agricultura había visitado a la comunidad; ahora que el Ministro viajó hasta la zona y realizó un recorrido por el huerto junto a los líderes se mostraron respaldados y con el ánimo de mejorar su emprendimiento.

Durante su visita, el Ministro felicitó a todos los participantes, porque no solo están invirtiendo bien su tiempo, sino que están produciendo los alimentos y preparando a futuros profesionales en agronomía.

Ambos líderes, rodeados de los niños, agradecieron la visita del Ministro Pablo Anliker, porque además de convivir con ellos, les llevó buenas noticias que favorecen a toda la comunidad.

LOS COMPROMISOS DEL MAG PARA APOYAR PROYECTO COMUNITARIO

El Ministro Pablo Anliker se hizo acompañar de su equipo técnico de la Dirección General de Ordenamiento Forestal, Cuencas y Riego, quienes ya comenzaron a evaluar el trabajo que se hará para implementar el sistema de riego y otros proyectos.

Adicional a la implementación del sistema de riego, el ministro se comprometió con la comunidad para apoyarlos con asistencia técnica, entrega de plantines, suministro de semillas, becas para los jóvenes participantes; y, además, con la entrega de especies menores como pelibueyes para que la comunidad los reproduzca y tenga otras opciones alimentarias y fuentes de ingresos.

“Este tipo de proyectos nos motiva mucho; porque, como pueden ver aquí, hay niños de cinco, seis, siete años participando y les gusta trabajar la tierra. Esto es fomentar a que en el futuro tengamos buenos ciudadanos y lograr una seguridad alimentaria. Asimismo, estamos garantizando que El Salvador tenga en el futuro agricultores que garanticen los alimentos”, manifestó el ministro, mientras compartía con la comunidad.

(Visitada 2 veces, 1 visitas hoy)