El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova (CENTA), en conjunto con Alianza Cacao El Salvador y VECOMA, con el apoyo de donantes internacionales, promueven la creación de un marco de políticas públicas y capacidad institucional para el fomento de la cadena de valor de cacao en El Salvador.

El cacao representa uno de los cultivos promisorios para el sector agropecuario de El Salvador, además, tiene la potencialidad de convertirse en un producto que agregue valor a las exportaciones del país. Por esto, con el objetivo de aprovechar las oportunidades que ofrece este cultivo y la inclusión de los sectores interesados se realizó este día el proceso de diseño de políticas públicas para el sector cacaotero de El Salvador.

Después del acto de inauguración, presidido por el ministro de Agricultura y Ganadería, Orestes Ortez, se desarrolló una jornada de taller sobre el sector Cacao en El Salvador, que permitió poner en contacto diversos actores de la cadena, claves en el proceso de elaboración de la política pública en apoyo al sector.

“Hoy venimos aquí para dar inicio a la construcción de una política para el cacao en el país, para recuperarlo y volverlo un subsector productivo y próspero que genere más empleo y bienestar a las familias salvadoreñas. Este esfuerzo debe estar orientado a la economía, a la seguridad alimentaria y también al tema del medio ambiente”, señaló el Ministro Ortez.

“Tenemos toda una alianza en marcha para sembrar 10 mil manzanas con cacao. El Gobierno de la República a través del CENTA, desarrollamos todo un esfuerzo de preparación del instrumental científico, de acompañamiento y transferencia tecnológica; estamos atendiendo cerca de 400 productores de cacao”, manifestó el funcionario.

Según los organizadores con esta iniciativa se espera que en un mediano plazo se cuente con un marco legal y regulatorio que permita apoyar al sector, fomentar el cultivo de cacao como una alternativa sostenible y canalizar recursos para la implementación de acciones con el fin de mejorar la calidad de vida de los productores/a de cacao y sus familias.

Como un cultivo perenne con una vida de producción superior a 20 años, el cacao representa un activo a largo plazo para los productores y una razón para quedarse en sus comunidades en lugar de migrar en busca de trabajo. Además, es importante conocer las cifras mundiales que pueden dar un marco de dónde puede posicionarse El Salvador si se vuelve productor de cacao fino y de aroma.

Por ejemplo, el continente africano genera el 70% de la producción mundial de cacao. La producción de cacao en el mundo ha crecido un 2.6% por año desde 2005; sin embargo, la demanda crece a un ritmo de 3%-3.5% y en total la producción mundial fue 4 millones de toneladas métricas en 2015.

Según proyecciones para 2020 habrá un déficit de 1 millón de TM de cacao que el mundo no puede satisfacer representando una excelente oportunidad de mercado para El Salvador. Aunque estamos claros que El Salvador no competirá por cantidad, sino por calidad.

Con el trabajo que se está realizando en el tema del cacao, se estima que para el 2019 El Salvador pueden estar produciendo más de 1000 toneladas métricas, lo que puede contribuir a la sustitución de importaciones y posicionar al país en exportador neto y origen reconocido de cacao fino de aroma de alta calidad.

Se proyecta que cada productor/a podrá asociar el cacao, con el sistema de producción que maneja en la actualidad, mejorando la eficiencia, al mismo tiempo que prepara su finca para obtener un flujo de ingresos sostenibles durante 20 años. Una combinación base de cultivos con cacao puede generar ingresos netos desde $645.00 hasta $2,267.00 por mz. ($3,239.00/ha).

Este flujo se vuelve constante a partir del año 7 en que el productor o productora puede generar como beneficio neto $3,087.00/ha solamente con la cosecha de cacao. Adicionalmente, los flujos de renovación del cacaotal, después de 20 años con la cosecha de madera, pueden incrementar $19,000.00 por hectárea que perfectamente cumple la función de fondo de jubilación de la persona agricultora.

Como una apuesta de país del presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, el MAG considera importante enfocar acciones que permitan desarrollar tecnologías y una base estructural de conocimientos y competencias para fortalecer el sector del cacao.

En este sentido, el CENTA le apuesta al fortalecimiento del desarrollo del sector cacaotero a través de un programa de investigación, innovación y transferencia de tecnología encaminadas a la formación de competencias, fortalecimiento de la base productiva y la agroindustria del cacao en El Salvador; mediante el desarrollo de materiales genéticos, tecnologías de manejo para la producción, desarrollo de la agroindustria y la formación de competencias de agentes profesionales de cambio.

Esta política será un instrumento que permitirá apoyar al sector del cacao en el mejoramiento de la productividad de las áreas establecidas, impulsar y fomentar el cultivo, propiciar la obtención de mayor calidad, promover el desarrollo de mayores opciones de valor agregado, coadyuvar con la disminución de la pobreza en las zonas cacaoteras, así como contribuir y potenciar los niveles de soberanía y seguridad alimentaria y nutricional.

VECO MA es el programa regional de Vredeseilanden en Mesoamérica y tiene presencia desde los años ochenta en Nicaragua y desde 2007 en Honduras. Desde los años 80, VECO MA ha estado apoyando proyectos de agricultura familiar en Nicaragua y a partir de 2007 en Honduras.

Este programa visualiza un mundo con sistemas de producción y consumo que lleven a la erradicación del hambre y de la pobreza dentro de los límites de lo que nuestro planeta puede soportar.

Además desea crear condiciones adecuadas para que las y los pequeños productores logren jugar un rol en la reducción de la pobreza rural y contribuyan a alimentar de manera sostenible la creciente población mundial y a reducir la presión sobre el planeta.

La Alianza Cacao El Salvador, consorcio conformado por, Catholic Relief Services e integrado por Cáritas El Salvador, Lutheran World Relief y Clusa El Salvador, está promoviendo la cadena de valor del cacao para posicionar al país como un origen privilegiado de cacaos finos de aroma de alta calidad, en los segmentos especial y gourmet del mercado nacional e internacional.

Esta es una apuesta que cuenta con el financiamiento de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), Howard G. Buffett Foundation y el Departamento de Agricultura de U.S. (USDA) a través del Ministerio de Relaciones Exteriores; además, el Gobierno de México en estrecha colaboración con el Gobierno de El Salvador brinda su apoyo decidido en investigación y soporte tecnológico.

(Visitada 181 veces, 1 visitas hoy)