El proyecto tiene como objetivo principal contribuir a la seguridad alimentaria y la diversificación de la dieta en familias vulnerables que viven en nueve municipios de los departamentos de San Miguel y Morazán.

El Gobierno de El Salvador, a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), el Gobierno de la República de Corea, por medio de la Agencia Coreana de Cooperación Internacional (KOICA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) de Naciones Unidas ejecutan el proyecto “Respuesta al Cambio Climático para la Restauración de Zonas de Recarga Hídrica en  San Miguel y Morazán”, en beneficio de más de 9,000 personas y sus grupos familiares que habitan en municipios del corredor seco.

El plan cuenta con una inversión de US$8 millones, $3 millones ejecutados por el PMA y $5 millones por el MAG, con el apoyo de KOICA. Este proyecto se divide en dos importantes iniciativas, la primera  ejecutada por la Dirección General de Ordenamiento Forestal, Cuencas y Riego (DGFCR) del MAG y la segunda por el PMA.

Este esfuerzo tiene como fin reducir el deterioro de los recursos naturales, mediante la implementación de acciones de adaptación y mitigación y crear resiliencia en las familias agricultoras para que puedan adaptar sus medios de vida ante los impactos del cambio climático.

“Al aplicar técnicas de agricultura mixta e integrar el uso de reservorios y sistemas de riego por goteo, se mejora la adaptación de los cultivos ante los efectos del cambio climático y se contribuye a revitalizar y dinamizar la economía de las familias de los pequeños y pequeñas productoras, ya que producen alimentos para su propio consumo y también para la venta en sus mismas comunidades. Se demuestra que producir hortalizas en el Corredor Seco es factible y rentable”, explicó el Ministro de Agricultura y Ganadería, Pablo Anliker.

Por su parte, la representante de KOICA en El Salvador, Jeehyun Yoon, aseguró que para ellos la seguridad alimentaria siempre ha significado un reto importante y, aún más importante, con el impacto generado a raíz del COVID-19. “Es por ello que KOICA apoyará a los pequeños agricultores del Corredor Seco en establecer una producción de más de 83,000m2 de hortalizas que servirá para consumo propio y dinamizar la economía de más de 100 familias”, afirmó Yoon.

Dentro de las acciones se han realizado esfuerzos para la recuperación de cuatro subcuencas hidrográficas de los ríos San Francisco, La Majada, Seco, Grande de San Miguel en los departamentos de Morazán y San Miguel; además, de actividades que permitan la adaptación de métodos y tecnologías que ayuden a los agricultores a minimizar los efectos del cambio climático, específicamente en las zonas afectadas por la sequía del año 2014.

El proyecto tiene cuatro componentes principales:
1- Captación y almacenamiento de agua
2- Restauración  de Suelo
3- Restauración Forestal
4- Fortalecimiento de capacidades Institucionales

Dicho proyecto provee de conocimientos e insumos a los pequeños agricultores para hacerle frente al cambio climático. Estamos integrando en un solo sistema productivo el reservorio, el sistema de riego por goteo, con la parcela de hortalizas, lo cual estamos seguros contribuirá a diversificar la  producción de granos básicos al introducir nuevas hortalizas por medio de parcelas familiares para el auto consumo y la venta. “La nueva producción les permite a las familias mejorar su dieta al incorporar en la misma el consumo de: pepinos, ejotes, pipianes, ayote, chiles, y rábanos y generar nuevos ingresos por medio de la comercialización de las hortalizas en su misma comunidad o en mercados cercanos” , aseguró Jaakko Valli, director adjunto y oficial encargado del PMA en El Salvador.

Todas las acciones contempladas en el proyecto son implementadas en los municipios de San Francisco Gotera, Jocoro, El Divisadero, San Carlos, Chilanga, Delicias de Concepción, Cacaopera, del departamento de Morazán, y Comacarán y Uluazapa del departamento de San Miguel.

De forma directa las familias agricultoras se benefician de la asistencia técnica para el establecimiento de una parcela con producción comercial de hortalizas y consejos para la comercialización; insumos como semillas de hortalizas, abonos orgánicos (bocashi y fertilizantes-repelentes-fungicidas foliares) y malla de gallinero para proteger la parcela de animales de traspatio o animales silvestres; así mismo, están siendo capacitados para el diseño y trazo de la parcela, producción de plantines; uso y mantenimiento del sistema de riego por goteo; producción, uso y aplicación de abonos orgánicos; diversificación de cultivos y de la dieta en el hogar.

Por medio del  PMA, las familias participantes recibirán una transferencia en efectivo para la compra de alimentos que los empoderará a seleccionar sus alimentos y activa la economía local. Para la realización de estas actividades, PMA pondrá a disposición personal técnico de campo especializado en la temática, quienes serán complementados por agricultores y líderes comunitarios que han desarrollado una gran experiencia y conocimiento en el cultivo de hortalizas de manera que se brinde una oportunidad de empleo en la zona, empodere y facilite la comunicación, porque el trabajo será de agricultor a agricultor.

Es indispensable señalar que para cada actividad que se desarrolle en el marco de este importante proyecto, se tomarán en consideración las restricciones y cuidados de bioseguridad emitidas por la OPS/OMS y el Gobierno de El Salvador en el contexto de la pandemia COVID19.

(Visitada 1 veces, 1 visitas hoy)