El Gobierno de El Salvador presentó el primer Inventario Nacional de Bosque. Dicho documento se elaboró con el propósito de conocer el estado y las características de los bosques del país, incluyendo las plantaciones de café bajo sombra.

En el inventario se recopiló información detallada como el diámetro y altura de los árboles, presencia de regeneración, identificación de especies de árboles, arbustos, hierbas y lianas, estado fitosanitario de los árboles, contenido de carbono en el suelo, en hojarasca y en herbáceas, entre otros aspectos.

La ministra de medio ambiente, Lina Pohl, entregó el documento al ministro Orestes Ortez, quien aseguró que el Inventario de Bosque “constituye un inmenso tesoro en términos de herramienta para diseñar con más precisión nuestras políticas públicas en este campo”.

El Inventario Nacional de Bosque detalla que el país cuenta con un total de 799,209 hectáreas de bosque, abarcando un 37.9 % del territorio nacional. En el informe se han definido un total de 6 estratos de vegetación: bosque perennifolio maduro, bosque secundario, bosque caducifolio maduro, bosque de coníferas, bosque salado/mangle y el café bajo sombra.

“Este inventario nos permite saber que tenemos que estudiar mejor la biodiversidad del boque para poder intervenir adecuadamente con todas las políticas que desarrolla el Ministerio de Agricultura y Ganadería”, aseguró el titular del MAG. Añadió que estos insumos les permitirán ser “más eficientes para que los recursos den mejorar resultados y avancemos no solo en preservar sino que como en otros países incrementar la masa boscosa a nivel nacional”.

La elaboración del Inventario de Bosque la lideró el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Ganadería, del Consejo Salvadoreño del Café, del Herbario Nacional adscrito al Museo de Historia Natural, la Universidad de El Salvador, las municipalidades, la Policía Nacional Civil, entre otras instituciones. Cada una de ellas desempeñó un rol protagónico, por lo que se celebraron acuerdos institucionales con la mayoría de instancias involucradas.

Los esfuerzos para desarrollar el Inventario Nacional de Bosque contaron con el financiamiento del Fondo Cooperativo del Carbono de los Bosques. Además se recibió el respaldo y el asesoramiento técnico de la Cooperación Alemana (GIZ) y del Servicio Forestal de los Estados Unidos. En ese sentido, el titular del MAG agradeció el apoyo de los países e instancias cooperantes que permiten avanzar en los esfuerzos que se ejecutan desde la cartera de Estado que representa.

Este proyecto se enmarca en el desarrollo del Programa de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los Bosques (REDD+MbA) bajo la Estrategia, Política y Plan Nacional de Cambio Climático, así como la Política Forestal de El Salvador 2016-2036 y el Plan Nacional de Gestión de Riesgos a Desastres.

Ver galería de fotografías aquí

(Visitada 98 veces, 1 visitas hoy)