Desde 2009 se han entregado un total de 70,163 títulos de propiedad a familias campesinas, cumpliendo de esta forma una “deuda histórica y un acto de justicia social”, como lo ha calificado hoy el mandatario salvadoreño.

 El Presidente Salvador Sánchez Cerén entregó esta mañana un total de 2,455 títulos de propiedad a beneficiarios y beneficiarias de la Reforma Agraria, cumpliendo así con su compromiso de dar certeza jurídica a familias que han esperado por años para ser los dueños legítimos de sus parcelas y lotes.

Tal es el caso de la Cooperativa Buena Vista, de La Libertad, donde 500 personas recibieron sus escrituras, o el de la Cooperativa San Francisco de El Paisnal, que después de 10 años de engaños, sus asociados ven cumplido su sueño de ser propietarios.

Asimismo,  los feligreses de la iglesia evangélica El Buen Camino esperaron 26 años para obtener su escritura, ahora tienen garantizado celebrar sus actividades religiosas en ese lugar.

Los beneficiarios con esta entrega de escrituras provienen de diferentes lugares a nivel nacional como la Cooperativa El Chino, de Ahuachapán; Cooperativa Liberia, de Sonsonate; Cooperativa Tutultepeque, de San Salvador, Cooperativa La Maroma y Cooperativa La Cabaña, de Usulután, entre otras.

Las escrituras son adjudicadas como bien de familia, es decir,  tiene como propósito proteger el núcleo familiar, pero sobretodo resguardar el patrimonio para los hijos e hijas y asegurar un lugar digno para vivir.

Desde el 2009 a la fecha, el gobierno a través del Instituto Salvadoreño de Transformación Agraria (ISTA), ha entregado un total de 70,163 títulos de propiedad, y solo  en los tres años de gestión del Presidente Sánchez Cerén se ha beneficiado a más de 28 mil familias campesinas con certeza jurídica de sus propiedades.

“Esas son razones para ratificar nuestra firme voluntad de continuar los programas y políticas en favor de las familias, la niñez, la juventud y las mujeres, aunque la derecha en sus egoístas fines electoreros los califique de despilfarro”, dijo el gobernante.

Para el estadista, el trabajo del sector campesino es de vital importancia para garantizar la seguridad alimentaria de la población y el suministro de muchos insumos para la vida productiva del país.

“Hasta 2009, la agricultura salvadoreña estaba paralizada, condenada al abandono y a la pobreza”, aseguró,

Agregó  que hoy  este sector es uno de los más dinámicos y prósperos de la economía, con producciones de granos básicos récords que garantizan el abastecimiento, la estabilidad de los precios y la seguridad alimentaria de El Salvador.

Manifestó que el actual gobierno ha agilizado el Programa de Transferencia de Tierras, y ha habilitado los accesos a las comunidades y empoderado a las mujeres campesinas, quienes ahora tienen fortaleza para producir más y generar fuentes de empleo.

Explicó que a través del Programa de Desarrollo Agropecuario del ISTA se ha beneficiado alrededor de 40 mil familias campesinas con la entrega de insumos y vacunación de animales, lo que favorece también su seguridad alimentaria.

En su mensaje, precisó también que el proyecto de la granja avícola inaugurado el mes pasado por el ISTA, mejora la calidad de vida de las mujeres beneficiarias al generar alimentos y además ingresos adicionales para sus hogares.

Igualmente, se ha ayudado a la educación de  la niñez y la juventud, con la transferencia de 104 inmuebles al Ministerio de Educación de los centros escolares ubicados en terrenos del ISTA.

“Seguiremos trabajando por ustedes para proporcionarles protección jurídica a sus tierras y mejorar su economía familiar”, aseguró el gobernante.

(Visitada 30 veces, 1 visitas hoy)