En cumplimiento a 14 artículos de la Ley General de Ordenación y Promoción de Pesca y Acuicultura y su Reglamento, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través del Centro de Desarrollo de la Pesca y la Acuicultura (CENDEPESCA), procedió a la destrucción de 80 trasmallos y 50 atarrayas de diferentes medidas, que fueron abandonadas por pescadores infractores de La Libertad y Acajutla, en las entradas de bocanas y arrecifes naturales, consideradas áreas de reserva acuática y dentro de la primera milla marina.

Para el gobierno, ¿por qué es importante proteger las áreas de reserva acuática y la primera milla?

“El área de reserva acuática es un lugar con características naturales, altamente favorables para la reproducción o hábitat de especies hidrobiológicas, en donde se ha establecido o conviene establecer un régimen específico de protección y conservación”, explicó el Director General de CENDEPESCA, Gustavo Portillo. El funcionario añadió que, hasta la fecha, un alto porcentaje de pescadores artesanales marinos no cumplen la prohibición de pescar dentro de la primera milla, tal como lo ordena una reforma legislativa de octubre 2017, al artículo 28 de la Ley General de Ordenación y Promoción de Pesca y Acuicultura.

“Dentro de las áreas de reserva acuática y la primera milla, los pescadores artesanales marinos saben que está prohibida la pesca y como están conscientes que están violando la Ley de Pesca, dejan abandonadas las redes, que son tan finas y que arrastran las crías de todo tipo de especie, matando indiscriminadamente al recurso pesquero que ya se encuentra sobreexplotado por ellos mismos”, especificó el Director de CENDEPESCA.

Los pescadores infractores, al observar que los inspectores de CENDEPESCA, junto a personal de la Fuerza Naval de El Salvador (FNES) y la Policía Nacional Civil (PNC), están realizando operativos acuáticos o terrestres, huyen, abandonando las redes y no se presentan a reclamarla a ninguna oficina de esta entidad rectora de la pesca y acuicultura, a fin de identificar al pescador infractor y desarrollar el proceso administrativo o penal que establece la Ley.

El articulado que ordena la destrucción de las redes, trasmallos o atarrayas, consideradas no permitidas a las reglamentadas, según el tipo de especie, son los siguientes 14 artículos de la Ley General de Ordenación y Promoción de Pesca y Acuicultura:

 28, 31, 38, 76, 78, 85, 86
 87, 88, 89, 90, 91, 92 y 93

“Por conciencia social, la población en general y los pescadores artesanales –marinos y continentales -, así como los industriales, son los primeros llamados a proteger los recursos pesqueros y acuícolas, especialmente porque su vida económica y social depende del mismo recurso que destruyen”, agregó el Director de CENDEPESCA. Explicó que las redes destruidas no pueden ser devueltas o donadas para ningún uso, porque son nocivas, destructivas y significaría continuar el daño que ya han causo al ecosistema.

Las sanciones legales
“Los pescadores artesanales e industriales saben que está prohibido el uso de cualquier método, sistema, equipo, arte de pesca o cultivo no autorizado y están conscientes que pescar de forma ilícita es sancionado y penalizado conforme a la Ley de Pesca y Acuicultura, sin perjuicio de las sanciones penales que establezcan las demás normas legales aplicables”, enfatizó Portillo.

De acuerdo al artículo 86 de la Ley de Pesca, los equipos, aparejos y artes de pesca que fueran decomisados, serán devueltos a su legítimo propietario solo cuando no haya responsabilidad por las infracciones y en el caso de existir responsabilidad serán devueltos previo el pago de la multa correspondiente.

Y en el caso que lo decomisado no sea reclamado, en un plazo de 30 días de notificada la resolución o no esté cancelada la multa y si los aparejos y artes de pesca decomisados, en este caso, las atarrayas y redes o trasmallos, no reúnen los requisitos mínimos de pesca para la captura de cada especie, se procederá a su destrucción. Dicho procedimiento fue el que se llevó a cabo en este caso, donde CENDEPESCA procedió a la destrucción de 80 trasmallos y 50 atarrayas abandonadas por pescadores infractores de La Libertad y Acajutla.

El Director de CENDEPESCA añadió que los decomisos por infracciones a la ley, también ocurre en productos pesqueros y especies vivas o aptos para el consumo humano, en cuyo caso se han donado a centros de beneficencia, como los hospitales nacionales de La Unión, San Miguel, Usulután, San Francisco Gotera (Morazán). Para los decomisos de postlarvas de camarón marino se han devuelto a su ambiente natural.

(Visitada 113 veces, 1 visitas hoy)