Productores que pertenecen a la Asociación Agropecuaria de Loroqueros de San Pedro Masahuat, La Paz, fueron capacitados por especialistas del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) en el tema de Plagas y enfermedades en cultivo de plátano.

Estas jornadas de formación se realizan en el marco del proyecto ‘’Desarrollo de Capacidades para los Sistemas de Innovación Agrícola en El Salvador (CDAIS), una iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), que busca lograr que los sistemas de innovación agropecuaria sean más eficientes y sostenibles para responder a las demandas de los productores, de las agroindustrias y de los consumidores, con el fin de contribuir a mejorar la seguridad alimentaria.

La capacitación estuvo a cargo de los ingenieros Gilmar Calderón, investigador del Programa Frutales y Cacao, y Fernando Contreras, extensionista de la agencia San Luis Talpa, quienes enfatizaron en la importancia de conocer las enfermedades que más daño producen en los cultivos y saber cómo controlarlas.

“La temática desarrollada fue sobre las enfermedades que más afectan al cultivo en la zona, entre ellas la sigatoka y la punta de cigarro; así como algunos insectos, bacterias y nematodos que también causan daño a las plantaciones; y con el propósito de reforzar esos conocimientos, les entregamos el documento Plagas y enfermedades del cultivo del plátano en El Salvador”, señaló Gilmar Mejía Calderón.

Y es que al minimizar el daño causado por las plagas, la actividad productiva del sector que se dedica a este cultivo aumenta, ya que la mayoría comercializa el fruto en los mercados formal e informal; “de ahí la importancia de capacitarlos y de acompañarlos técnicamente en el manejo de las mismas y en motivarlos al uso de material genético”, dijo el extensionista Fernando Contreras.

Contreras sostiene que la agencia  de extensión ya tiene varios años de estar brindándoles asistencia técnica; además, desde el 2019, se ha fortalecido con el proyecto CDAIS. En ese marco, se llevó a cabo la entrega de 600 plantas sanas de plátano de la variedad Cuerno Enano-2, con la idea de promover la siembra de material genético sano, como las plantas sanas producidas in vitro en el CENTA y, a partir de ello, dejen de sembrar sus propias cepas, que al final los lleva a incrementar el riesgo de enfermedades en sus cultivos.

Al referirse a la capacitación, Guillermo Marroquín, productor beneficiado, expresa que los conocimientos recibidos son  excelentes, porque aprende a producir mejor. “El cultivo del plátano es el cultivo más fuerte en nuestras comunidades, y después de cuatro años de acercamiento con el CENTA ya estamos viendo los frutos”, expresó Marroquín.

Similar opinión comparte Vilma Esperanza Pérez, del cantón El Achiotal, productora de plátano y loroco, a quien le gustan los nuevos aprendizajes.  Mucha información que ofrecen los técnicos no la conocían y eso, sin duda, les beneficia, mencionó Esperanza poniendo como ejemplo los nombres correctos de ciertos insectos.

En cuanto a la experiencia del material genético (plantas in vitro) sembrado, Marroquín asegura que su desarrollo fue más rápido y uniforme, pues la planta empezó a parir el fruto a los 6 meses. “Es diferente a las otras que lo hacen a los 7 meses; la cosecha también se dio más temprano y la producción fue un 40 % más”, precisó el productor   agradecido por el acompañamiento del CENTA y la FAO.

Proyecciones
Los productores de plátano de esta zona, representados por Marroquín, quieren ir más allá de producir y comercializar el fruto; proyectan, siempre apoyados por el CENTA y el CDAIS, apostar a la instalación de un laboratorio en la zona, donde puedan producir ellos mismos la planta in vitro y, también, procesar el fruto para darle valor agregado. En síntesis, la visión del grupo es transformarse de productores a empresarios.

(Visitada 1 veces, 1 visitas hoy)