El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), liberó tres materiales criollos de cacao e inauguró una planta procesadora de cacao, centro de entrenamiento y laboratorio de microbiotecnología. Lo anterior forma parte de los resultados del proyecto “Desarrollo tecnológico y fortalecimiento de la base productiva y agroindustrial para la cacaocultura con enfoque agroecológico en El Salvador” (conocido como proyecto CENTA USDA Cacao), ejecutado por el CENTA de diciembre 2015 a octubre 2018.

“Este es un proyecto que tiene una plataforma de inversión del Departamento de Agricultura de Estados Unidos de $2.2 millones de dólares y, no menos, de $1.5 millones del Gobierno de El Salvador en contrapartidas físicas y aportes de los científicos y profesionales”, afirmó el ministro de agricultura y ganadería, Orestes Ortez, previo al recorrido por las instalaciones inauguradas en el CENTA. Según el titular, estos avances tecnológicos permitirán añadir valor a los productos derivados del cacao para mejorar la rentabilidad de los productores.

Dentro de las acciones realizadas a través del proyecto figura el equipamiento de los laboratorios de Tecnología de Alimentos, Suelos, Química Agrícola, Biotecnología y Parasitología Vegetal. Estas unidades apoyan la investigación del cultivo de cacao, desde la realización de los análisis de suelos, detección de enfermedades y principales insectos que atacan al cultivo, análisis químicos, caracterización molecular de los materiales de cacao criollos, procesamiento del cacao y sus derivados.

El proyecto CENTA USDA Cacao dio paso al Laboratorio de Microbiología Agrícola, acción que inició con la habilitación de la infraestructura y el equipamiento del mismo. Este laboratorio se convierte en una herramienta más para apoyar la investigación que se realiza en el CENTA, pues abordará el estudio de microorganismos del suelo, vinculados a la protección sanitaria y fertilización biológica que pueden tener impacto biotecnológico en sistemas de producción sustentables, desarrollados en ambientes de la región, siendo el cacao uno de ellos. Éste consta de tres áreas: Biología molecular, Virus y bacterias y Hongos, unidad en la que se tiene proyectado crear una colección (banco) de microorganismos nativos benéficos.

Con una inversión de $685,622.55 fue posible consolidar el fortalecimiento de los laboratorios con equipo y reactivos, así como el equipamiento informático al programa de Frutales y Cacao y la instalación de seis estaciones meteorológicas en igual número de agencias de extensión.

Referido al fortalecimiento de las capacidades de atención por parte del CENTA hacia las familias productoras, procesadores y comercializadores, se cuenta y se pone a disposición la Planta Procesadora y Centro de Entrenamiento de Cacao. Con ello se espera que los usuarios de esta planta elaboren derivados del chocolate que sean competitivos tanto en el mercado nacional como internacional. La habilitación de esta planta tiene un costo de $29,000.00.

Los tres materiales criollos de cacao liberados son: el FFR (Francisco Flores Recinos) que proviene de la Finca El Carmen, en Jayaque, La Libertad; el JSCM (Juan Santos Cáceres Martínez) procedente de Tecapán, Usulután, y el RGJ (René González Jiménez), de Coatepeque, Santa Ana. Estos son materiales que sobresalen por sus excelentes características y bondades agronómicas. Los nombres corresponden a las iniciales de los dueños de las fincas de donde provienen.

Otros resultados del proyecto CENTA USDA-CACAO

Entre otros resultados del proyecto se destacan la constitución de la Asociación de Productores de Cacao y Chocolate, una línea de chocolate debidamente registrada denominada ANCESTRAL, una incubadora de empresas de chocolate Ancestral, 307 productores y 150 jóvenes capacitados en la cadena agroproductiva de cacao agroecológico a nivel nacional, así como la publicación de 30 documentos técnicos sobre cacao.

Asimismo, en el fortalecimiento y apoyo a la investigación, con énfasis en el cultivo de cacao, se tiene la construcción de un pozo que abastece el agua para riego en la Estación Experimental Santa Cruz Porrillo, la instalación de cinco sistemas de riego en la Estación Experimental San Andrés, agencias de extensión de Ahuachapán, Jiquilisco y Nueva Guadalupe, y en la Escuela Nacional de Agricultura (ENA), y el establecimiento de 31 parcelas didácticas establecidas con la tecnología de sistemas agroforestales; todo esto a un costo de $168,195.74 dólares americanos.

Además, en 22 municipios se construyeron 95 reservorios de 500,000 litros de agua cada uno, en parcelas productivas de cacao de las familias productoras atendidas por el CENTA que están apostándole al cultivo. El total de este beneficio es de $ 377,966.80.

Este proyecto abarcó todos los eslabones de la cadena de valor del cultivo y ha permitido fortalecer a los pequeños y medianos microemprendedores, quienes se han agrupado para poder generar volumen y entrar en un mercado competitivo.

El proyecto CENTA USDA-CACAO
El proyecto Desarrollo tecnológico y fortalecimiento de la base productiva y agroindustrial para la cacaocultura con enfoque agroecológico en El Salvador, ejecutado entre el 2016 y 2108, con un monto de inversión de $2.2 millones de dólares, con incidencia e intervención en 23 municipios (22 del corredor seco) ha beneficiado de forma directa a 95 productores y 25 emprendedores de cacao, y ha fortalecido las capacidades de 200 técnicos y 270 estudiantes.

Los municipios del corredor seco intervenidos son: Ahuachapán; Metapán, Candelaria de la Frontera y Texistepeque (Santa Ana), Santa Clara, Tecoluca, San Vicente y Apastepeque (San Vicente), Alegría, Ozatlán, Jiquilisco, San Francisco Javier, Jucuapa, Nueva Granada y San Buena Ventura (Usulután), Guacotecti, Tejutepeque y Ciudad Victoria (Cabañas), Nueva Guadalupe y Chinameca (San Miguel), Nueva Concepción (Chalatenango), Yucuayquín (La Unión)

En resumen, fueron seis grandes áreas en las que intervino: mejoramiento genético, tecnología de producción en sistemas agroforestales para la adaptabilidad al cambio climático, Fitoprotección e inocuidad con buenas prácticas agrícolas y bajos insumos, Manejo poscosecha y agregación de valor, Agronegocios y Transferencia de tecnología y extensión.

Coordinaciones institucionales
La coordinación de acciones entre el CENTA y organismos nacionales e internacionales como el INIFAP (Instituto Nacional de Investigaciones, Forestales, Agrícolas y Pesqueras), Alianza Cacao, Rikolto, INSAFOCOOP (Instituto Salvadoreño de Fomento Cooperativo) CRS (Catholic Reliefe Services), y CONAMYPE, llevó al éxito de este proyecto que beneficia a las familias salvadoreñas, ya sea productoras, procesadoras y comercializadoras.

Con todo este esfuerzo hecho en el marco del proyecto se prevé que la revitalización del cacao sea un éxito. Se tiene articulada toda la cadena de valor, todos los eslabones están cubiertos y se está llevando a los emprendedores hacia un mercado, para el cual se necesita la asociatividad y la organización de los productores se ha hecho en el marco del proyecto creando la cooperativa Asociación Cacao Chocolate, donde los pequeños y medianos productores se han agrupado para poder generar volumen y entrar en un mercado competitivo como bloque, pero cada uno de ellos tiene su emprendimiento que lo comercializa de manera individual y con el otro hagan una economía de escala con la cual puedan trascender a una chocolatería más grande del país.

Ver galería fotográfica aquí

(Visitada 201 veces, 1 visitas hoy)