Con el fin de intercambiar experiencias sobre el cultivo de hortalizas en ambiente protegido, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través de la División de Agronegocios, apoyó a los productores organizando un conversatorio entre agricultores de los departamentos de Morazán y San Miguel, en la Asociación Cooperativa Las Gemelitas, situada en el cantón La Canoa, del departamento de San Miguel.

Tras la verificación de los cultivos de chile dulce, tomate y pepino, se expusieron experiencias y conocimientos sobre producción y comercialización de los productos, así como otras experiencias productivas de generación de ingresos para los asociados de las cooperativas.

Durante el encuentro, la productora Mariana Lissette García, de la Asociación Cooperativa San Bartolo, ubicada en Guatajiagua, Morazán, explicó detalles sobre el proyecto de instalación de una tienda comunitaria que llevaron a cabo con el apoyo del MAG, especificando que “con la tienda comunitaria podemos abastecer a la comunidad de granos básicos y de diferentes alimentos”. De acuerdo con la productora, la tienda tiene más de 2 años de haber sido instalada y, hasta a la fecha, cuentan con 800 productos que se comercializan en la zona. Además, señaló que con esta iniciativa se ha generado empleos para jóvenes del lugar.

La productora también destacó que han creado un grupo de ahorro comunitario para que los productores puedan financiarse sus cultivos. “Este intercambio de experiencias es muy bueno, porque hemos conocido cómo se manejan en otras cooperativas los cultivos. Nos llevamos como iniciativa poder diversificar nuestros cultivos para hacer más rentable nuestra cooperativa y poder tener más dinero”, enfatizó García.

Otra iniciativa compartida fue de la cooperativa Los Cimientos que está ubicada en el municipio de Yamabal, Morazán. Esta cooperativa cuenta con 18 socios (15 mujeres y 3 hombres), se dedica a la producción de tomate de la variedad Loreto en cubetas y piedra pómez, dentro de invernaderos que les proporcionó el programa Amanecer Rural del MAG. “El capital que nos queda de la producción es el que utilizamos para apoyar a los productores para que puedan invertir en la producción y así lograr una mayor ganancia”, indicó el productor José Rafael Membreño, socio de la cooperativa.

Por su parte el presidente de la cooperativa Las Gemelitas, José Candelario Moreira, agradeció el apoyo brindado por el MAG en cuanto a la asesoría para la comercialización de los productos, en la elaboración de abono orgánico y para la construcción de casas mallas tecnificadas. Las Gemelitas forman parte de una cooperativa integrada por 30 asociados (15 mujeres y 16 hombres), quienes se dedican al cultivo de chile, tomate y elote.

“Nos sentimos agradecidos con las instituciones, principalmente con el MAG y con la cooperación internacional. En una casa malla hemos sembrado 2,500 plantitas y obtenemos 70 sacos que contienen cada uno 300 chiles. Es un éxito la producción, además este proyecto mantiene trabajo para 13 personas de la comunidad”, enfatizó José Candelario Moreira.

Sobre estos encuentros que desarrolla el MAG, los productores los calificaron de muy provechosos pues les permiten compartir los resultados de diferentes iniciativas productivas que ejecutan las cooperativas y adaptar los ejemplos en sus cooperativas para poder tener un mejor desarrollo en sus zonas rurales.

Las cooperativas que participaron han sido atendidas por este Ministerio, a través del proyecto Amanecer Rural y la División de Agronegocios. Con el primer proyecto, se realizó la instalación y remodelación de casas mallas, equipamiento de centros de acopio, entre otras acciones. Desde la División de Agronegocios, los productores reciben asesoría técnica para fortalecer sus capacidades de negociación, logrando mayor competitividad y mejorando sus ingresos.

(Visitada 68 veces, 1 visitas hoy)