Con el objetivo de mejorar los rendimientos en la producción de granos básicos, responder al cambio climático y garantizar los alimentos del pueblo salvadoreño, el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) a través del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (CENTA), desde el año 2009 ha generado cinco nuevas variedades de frijol.
El gobierno del Presidente Salvador Sánchez Cerén, en su Plan Quinquenal de Desarrollo estable como una prioridad garantizar la seguridad alimentaria de la población salvadoreña, para ello es necesario aumentar la producción agrícola del país y eso significa invertir para fomentar la reactivación del sector agropecuario. Las acciones del MAG alineadas al Plan Quinquenal buscan, entre otras cosas, incrementar la producción de alimentos, el área de riego, el crédito al sector agropecuario, mejorar el sistema de investigación y la transferencia tecnológica.

A continuación se presentan cinco variedades de frijol que el CENTA ha desarrollado en los últimos años.

1. Variedad de frijol rojo CENTA-Chaparratique: tiene un potencial de rendimiento de 35 quintales por manzana, con resistencia a los virus mosaico dorado amarillo del frijol y mosaico común, tolerantes a enfermedades fungosas y bacterianas, también a altas temperaturas y humedad limitada. Sus características agronómicas es que días a flor, es de 36 a 38, madurez, de 68 a 70, vainas por planta 23, granos por vaina 6 a 7; se adapta desde 30 a 1,500 metros sobre nivel del mar.

Una de las ventajas es que se obtiene mayores rendimientos que las variedades locales y se recomienda sembrarse en épocas de mayo, agosto y noviembre en monocultivo, asocio y relevo con maíz; utilizar semilla limpia libre de enfermedades y para prevenir daños por insectos del suelo, antes de la siembra deberá prepararse con un tratador de semilla; el distanciamiento de siembra es de 0.50 centímetros entre surcos y 10 a 20 centímetros entre plantas, colocando 1 o 2 semillas por postura.

Entre los beneficios se encuentra que su rendimiento supera a variedades locales hasta en un 35%, mayor disponibilidad de grano para consumo tanto en el mercado como en la familia rural, su resistencia a plagas y enfermedades permiten disminuir aplicaciones de pesticidas, disminuyendo así la contaminación de aguas subterráneas, de los ríos y del ambiente.

2. Variedad de frijol CENTA-Ferromás: fue introducida en el país con código genético 519 DFBS 15089-22-5 en el año 2006 por el Proyecto AGROSALUD, validada en finca de agricultores y mostró características favorables en rendimiento, color de grano y alto contenido de hierro y zinc. Agronómicamente es de 38 a 40 días a flor, madurez fisiológica de 70 a 72 días y se adapta de 350 a 1, 500 metros sobre nivel del mar.

Su rendimiento alcanza valores de 35 quintales por manzana, el color es similar al rojo de seda, resistente a virus del mosaico dorado amarillo y virus del mosaico común, ligeramente tolerante a roya y tiene un mayor contenido nutricional por sus valores de 75-80 y 35 partes por millón (ppm) de hierro (Fe) y cinc (Zn), respectivamente.

Esta variedad puede sembrarse en dominios recomendados para el cultivo de frijol, en épocas de mayo, agosto y noviembre. Se recomienda hacer un análisis de suelo antes de realizar cualquier plan de fertilización, eliminar maleza antes de la preparación de la tierra y mantener limpio el cultivo durante los primeros 30 días después de la siembra.

Uno de sus importantes beneficios es que el contenido de Fe y Zn aporta elementos necesarios en la dieta alimenticia de la población infantil y mujeres en estado fértil, mejorando el crecimiento y disminuyendo el número de abortos.

3. Variedad de frijol rojo Guazapa 1: El grano es rojo brillante y fue seleccionada por agricultores de la asociación agropecuaria “San Miguel de Guazapa”, resistencia a las principales plagas y enfermedades, entre ellas el virus del mosaico dorado amarillo del frijol (BGYMV). La desarrolló la Escuela Agrícola Panamericana (EAP) El Zamorano de Honduras, al país fue introducida en el año 2007 bajo el código IBC 309-23.

El promedio de producción es de 30 quintales por manzana, se adapta a suelos de baja fertilidad y su arquitectura erguida le permite disminuir el efecto del salpique de la lluvia y contrarrestar la diseminación de enfermedades dentro del cultivo.

Por haber sido seleccionada y utilizada por la asociación agropecuaria del municipio de Guazapa, permite a las familias de la zona involucrarse en las actividades de producción de Semilla y de grano. Asimismo, por su resistencia a enfermedades reduce las aplicaciones de insecticidas.

4. Variedad de frijol rojo La Presa JF: El potencial de rendimiento es de 30 quintales por manzana, fue seleccionada por agricultores de la Asociación de Desarrollo Comunal Cantón La Presa, del municipio El Congo, Santa Ana, introducida al país con el código genético FP 5-38 en el año 2007, el color es rojo claro y en su desarrollo la madurez fisiológica intermedia es de 68 a 70 días.

La ventaja de esta variedad es que en relación a las variedades actuales tiene facilidad de madurez fisiológica y es de buen valor comercial. Antes de la floración debe aplicarse fertilizantes recomendados para el control de la mosca blanca.

5. Variedad de frijol rojo San Nicolás FP-01: La hibridación fue realizada en la EAP El Zamorano, al país llegó en el año 2007 a través del vivero de líneas avanzadas de frijol tipo rojo de seda (VIROS 2007), el potencial de rendimiento, resistencia a enfermedades y adaptación fue evaluada durante cinco años por productores del cantón Las Lomas, en el municipio de Chalchuapa, Santa Ana, con el acompañamiento de personal técnico del CENTA.

Permite obtener rendimientos superiores al 100% comparado con variedades criollas, eso garantiza mayor ingreso económico a las familias productoras.

6. Variedad de frijol CENTA Costeño 2: Su potencial de rendimiento es de 35 quintales por manzana, resiste al virus del mosaico dorado amarillo del frijol, mosaico común y tolerante a las principales enfermedades fungosas y bacterianas, a las altas temperaturas y humedad limitada. En su proceso productivo es de 35 a 36 días a flor y de 70 a 72 días a madurez, el rango de adaptación es de 30 a 1,200 metros sobre nivel del mar.

Es resistente a enfermedades y bacterias, disminuye costos de producción, puede cultivarse en épocas de mayo, agosto y noviembre utilizando 80 libras por manzana de semilla. Antes de sembrarla deberá prepararse con un tratador de semilla para prevenir daños ocasionados por insectos del suelo. La distancia de sembrado entre surco es 0.50 centímetros y 10 a 20 centímetros entre plantas, colocando 1 ó 2 semillas por postura.

Obtiene un buen rendimiento y su adaptación desde los 30 metros sobre nivel del mar permite incrementar áreas de siembra del cultivo, además favorecen la disponibilidad de grano para consumo en el mercado como en la familia rural.

El Ministerio de Agricultura y Ganadería, a través del CENTA invita a las asociaciones agropecuarias y a los productores de granos básicos en general a que soliciten mayor información sobre estas variedades de frijol, ya que esta cartera de estado trabaja de la mano con los productores y está comprometida a reactivar la agricultura del país.

Pueden visitar las instalaciones del CENTA, ubicada en kilómetro 33 ½, carretera a Santa Ana, o llamar al teléfono 2328-0052, de la Unidad de Semilla Básica.

(Visitada 157 veces, 1 visitas hoy)