El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) vigila permanentemente la aplicación de Buenas Prácticas Agrícolas y de Manufactura en cumplimiento a la Ley de Sanidad Vegetal y Animal, a través del Área de Inocuidad de Alimentos y Agricultura  Orgánica de la Dirección General de Sanidad Vegetal,  que tiene como propósito garantizar que las frutas, hortalizas o cualquier producto de origen vegetal y animal cumplan con todos los requisitos de inocuidad. “La inocuidad es la garantía de que un producto está sano, listo para su consumo”, así lo manifestó Fernando Maldonado, Coordinador del Área de Inocuidad de Alimentos y Agricultura  Orgánica, durante el programa “Buenos Días Agricultor”.

Según el ingeniero Maldonado, los principales riesgos asociados a la contaminación de frutas y hortalizas se clasifican en tres tipos: biológico, químico y físico. Los alimentos pueden estar expuestos a estos peligros desde el momento de la producción, la cosecha, la postcosecha, el proceso de empacado, durante su traslado y comercialización. Asimismo, durante los procesos de  preparación para el consumo.

Los peligros biológicos son los micro organismos que se pueden encontrar en cualquier parte: el suelo, el agua e incluso en la piel. Entre los principales organismos se encuentran bacterias como la Escherichia coli, Salmonella, Shigella y Listeria. También “se pueden presentar virus, paracitos, hongos, levaduras, entre otros microorganismos de origen biológicos que generan bastante daño en los alimentos, principalmente en los que se consumen frescos”, afirmó Maldonado.

 La contaminación por los agro-tóxicos que se usan para el control de plagas se da, principalmente, por la mala aplicación o manipulación que se hace.  Estos peligros se pueden evitar utilizando las medidas de control, a través de las buenas prácticas agrícolas o buenas prácticas de producción para hacer buen uso del suelo, de los fertilizantes, el agua y que no vaya a contaminar los alimentos., aseguró el técnico del MAG.

En relación al uso de agro-químicos, Maldonado enfatizó en que “los distribuidores de estos productos deben orientar o dar a conocer el peligro que puede provocar no saber manipular algún producto tóxico, por eso es importante establecer normas, procedimientos e instructivos para que el agricultor tenga conocimientos de cómo manipular los productos químicos”. Además, destacó que el MAG vigila y promueve, a través de capacitaciones, la aplicación de las Buenas Prácticas de Agrícolas y de Manufactura, asimismo incentiva a que el agricultor conozca las normas nacionales de Buenas Prácticas Agrícolas.

Durante el periodo comprendido entre el mes de junio de 2017 y mayo de 2018, el MAG realizó 190 inspecciones en unidades productivas para verificar la aplicación de Buenas Prácticas Agrícolas y de Manufactura, con una inversión de $113,189 dólares; 208 tomas de muestras en alimentos de origen vegetal, provenientes de unidades  productivas y productos importado; y se desarrollaron 25 jornadas de capacitación en temas de inocuidad de alimentos en el marco de la normativa vigente beneficiando a 742 personas (477 hombre y 265 mujeres).

A continuación puede escuchar la entrevista completa en nuestro programa Buenos Días Agricultor:

(Visitada 87 veces, 1 visitas hoy)