El Programa Frutales en la zona del corredor seco que ejecuta el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), tiene como finalidad la plantación de árboles frutales que permitan no solo la generación de ingresos de los pequeños productores, sino también contribuir a la seguridad alimentaria de los mismos. De esa manera, esta medida contribuye a mitigar los daños que se han originado en dicha zona debido al cambio climático.

“El MAG está empeñado en llevar árboles frutales a esta zona, plantaciones que puedan resistir las inclemencias del cambio climático para que nuestro productor, sobre todo el pequeño productor, tenga donde echar mano y tener ingresos al vender la fruta que se pueda cultivar. No solo venderla sino también pueda alimentarse de la misma”, expresó el coordinador del Programa Frutales del CENTA, José María García.

“En el corredor seco cada vez es menos lluvia y es más difícil la vida para el agricultor. Debido a eso, una alternativa son los árboles frutales que soportan estas condiciones del cambio climático, el mango, aguacate, papaya, plátano y cítricos son frutales y cultivos prioritarios que pueden adaptarse a estas condiciones”, agregó García.

Con este proyecto, el gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén reitera el apoyo a los agricultores, focalizando esfuerzos en los departamentos ubicados en la zona oriental del país y que conforman el corredor seco: La Unión, Morazán, San Miguel y Usulután.

“Nosotros como CENTA damos capacitaciones y asistencia técnica a los beneficiarios de este programa. Asimismo, damos seguimiento para ver cómo se va desarrollando el árbol y que indicaciones debe dárseles para que el frutal que se les ha dado sea productivo”, puntualizó García.

Proyecto “Fomento a la producción de granos básicos, frutas y hortalizas en zonas afectadas por la sequía”

Según Eleazar Torres, coordinador del proyecto “Fomento a la producción de granos básicos, frutas y hortalizas en zonas afectadas por la sequía” del CENTA, este proyecto surge como una respuesta del Ministerio de Agricultura y Ganadería ante el problema de la sequía que se da principalmente en la zona oriental del país y que se agudiza con el fenómeno del cambio climático.

Este proyecto que se está ejecutando desde el año 2015 al 2017, tiene una inversión de $ 5 millones por fondos FANTEL. Asimismo, con esta iniciativa se han beneficiado a un total del 260 productores del corredor seco y se estima la incorporación de 100 más este año.

“En todo los subcomponentes que se ejecutarán se contempla la capacitación a los beneficiarios, enseñarles a cómo cuidar su obra, cómo hacerla, cómo prolongar lo que se les haga”, puntualizó el coordinador Torres.

Por otro lado, cabe mencionar que este proyecto consta de 5 subcomponentes: producción de semilla mejorada de granos básicos, reforestación con especies frutales, hortalizas, apoyo a la comercialización y fortalecimiento de las capacidades en post cosecha y almacenamiento.

En lo que respecta al componente reforestación con especies frutales, a través de este proyecto se han intervenido 60 parcelas con jocote varón rojo (30 manzanas), 40 parcelas con anona rosada (20 manzanas) y 80 parcelas con aguacate y mango (40 manzanas por cada fruto).

“No son frutales al azar sino que son seleccionados para que puedan adaptarse a las condiciones del clima y de suelo, pero que al mismo tiempo tienen una demanda comercial”, añadió el coordinador Torres.

Por otro lado, Torres explicó la importancia que tiene el tema de frutales y su incidencia para mejorar la calidad de vida de los productores de la zona. “El tema de frutales tiene un potencial enorme porque no solo es de aprovechar la parte de la fruta, sino que está el tema de reforestación, captura de oxígeno y cambio del paisaje. Ahora vamos a tener áreas o zonas reforestadas con árboles que anteriormente tal vez solo eran cultivos de granos básicos”, argumentó.

Según las autoridades del CENTA, este proyecto ha tenido un impacto inesperado, pues los productores han visto el potencial de los frutales y han comenzado a invertir desde sus recursos, siendo esto una alternativa para expandir la producción.

El 28 de junio de cada año se conmemora el día mundial del árbol recordando la importancia del recurso forestal en los ecosistemas y beneficios para el ser humano. Desde el MAG, a través de estos proyectos, hay un compromiso por mejorar las condiciones medioambientales y que permitan mejorar la calidad de vida de las personas.

(Visitada 150 veces, 1 visitas hoy)