En el marco de la reunión regional sobre el diálogo y políticas específicas para la agricultura familiar y el desarrollo rural territorial inclusivo, organizada por el Consejo Agropecuario Centroamericano (CAC), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), el ministro de Agricultura y Ganadería, Orestes Ortez, expuso los lineamientos para el reconocimiento y registro de la agricultura familiar y la institucionalización del diálogo de políticas públicas para la misma.

CONSIDERANDO:

I. Que los agricultores y las agriculturas familiares en El Salvador han sido a lo largo de siglos un sector social sometido a situaciones de inequidad y pobreza, debido en gran parte a la estructura de tenencia de la tierra que se caracterizó por la existencia latifundios, que ocupaban la mayor proporción de la tierra cultivable.

II. Que dada la necesidad de evidenciar una estructura agraria inequitativa y dual, los productores y productoras de la agricultura familiar fueron poco a poco denominándose como minifundistas, implementándose con ello importantes reformas agrarias que contribuyeron a la visibilización y a la atención hacia ese sector desde un enfoque de derechos.

III. Que en décadas pasadas, el sistema económico imperante se inclinó a la globalización de la economía y, con ello, al desmontaje de estructuras productivas que dieron paso especialmente a la importación de alimentos y productos agrícolas, dejando excluidos a los productores y productoras de la agricultura familiar y condenándoles a la agricultura de subsistencia y a la precariedad.

IV. Que como consecuencia de la modernización de la agricultura ocurrida en décadas pasadas, incrementó la migración rural-urbana y la competencia por la tierra y el agua, favoreciendo prácticas de re-concentración de tierras y generando una profundización de las diferencias socioeconómicas entre la agricultura empresarial y la agricultura familiar.

V. Que dada la iniquidad y las condiciones estructurales de pobreza a la que han sido expuestos a través de las políticas públicas adoptadas por años, los agricultores y agricultoras familiares han perdido su propia identidad, siendo una deuda histórica para el Estado salvadoreño.

VI. Que dada las inequidades expresadas ha sido fundamental los análisis teóricos que acerca de este sector y su permanencia en la sociedad, así como su racionalidad no capitalista, reconociéndose cada vez más la existencia de este segmento y las diferencias socio-económicas existentes con la agricultura empresarial.

VII. Que desde 2009, en un parte aguas en torno a la definición de políticas públicas con enfoque de derechos, el Estado de El Salvador ha logrado construir con saltos cualitativos el reconocimiento explícito a la Agricultura Familiar como un sujeto estratégico de políticas con respecto a la inercia político e institucional de décadas pasadas. Este reconocimiento se ha fundamentado en una caracterización clara de dicho sector en el país, previendo intervenciones diferenciadas para cada una de las categorías de familias identificadas como Agricultura Familiar.

VIII. Que luego de décadas de invisibilización y abandono, el Estado salvadoreño manifiesta su avance hacia una nueva cultura de políticas públicas con enfoque de derechos, reconociendo que los productores y productoras de la agricultura familiar en El Salvador no sólo son una población destinataria de las políticas de protección social, sino también un sujeto de políticas activas de desarrollo rural y un sector estratégico de la sociedad.

POR TANTO:

El Suscrito Ministro de Agricultura y Ganadería, en uso de sus facultades legales, conforme a lo establecido en los considerandos anteriores MANIFIESTA:

I. Definir a la Agricultura Familiar para efectos de las políticas públicas de Desarrollo Territorial Rural implementadas y a implementar por el MAG, como:“un modo de producción emprendido por familias o a la asociación de varias familias en el que se desarrollan actividades agrícolas, pecuarias, forestales, acuícolas y pesqueras, incluyendo todos los eslabones de la cadena agroproductiva bajo un modelo de gestión socio-productivo y sustentable basado en la toma de decisiones participativas y administración familiar de los trabajos teniendo o no propiedad sobre los medios de producción y pudiendo existir contratación eventual de mano de obra externa al núcleo familiar. Sus productos pueden ser tanto para autoconsumo como para el mercado y sus ingresos dependen principalmente de las actividades enunciadas, aunque pueden ser complementados con ingresos provenientes de otras actividades, siendo la distribución de los mismos proporcionalmente al trabajo realizado y a la participación dentro de la actividad económica sea esta productiva o reproductiva”.

Son aspectos constitutivos de la Agricultura Familiar así definida la sustentabilidad, diversidad, igualdad de género, armonía con el medio ambiente, equidad, paz, solidaridad e inclusión y hace uso sustentable del suelo, el aire, el agua, la energía, la flora y fauna, adaptándose y mitigando los efectos del cambio climático. Asimismo, desarrolla las dimensiones económica-política y tecno-productiva y contribuye al desarrollo territorial, a la seguridad alimentaria y nutricional y a la soberanía alimentaria.

II. Ratificar la decisión de crear el Registro Nacional de la Agricultura Familiar que permita visibilizar e identificar a las unidades productivas de esta naturaleza he integrado al Registro Único de Agricultores de este Ministerio. A tales efectos, se fortalecerán las acciones en curso tendientes al desarrollo del referido instrumento en el ámbito del CENTA, en articulación con otras dependencias.

III. Conformar un Espacio de Diálogo permanente sobre políticas públicas para la agricultura familiar en el ámbito del Ministerio de Agricultura y Ganadería en el que participen las organizaciones de productores de la agricultura familiar integrado al Consejo Nacional de Desarrollo Agropecuario, con el objetivo de debatir y generar consensos sobre el diseño, implementación y evaluación de políticas públicas estratégicas para el desarrollo rural territorial y la Agricultura Familiar.

Los aspectos vinculados con la integración por parte de las diferentes áreas del MAG y de otros Ministerios con políticas vinculadas a la Agricultura Familiar; las formas de establecer las representaciones de las organizaciones de la Agricultura Familiar; el ámbito de funcionamiento, periodicidad, modalidad de participación de terceros actores; el apoyo de las agencias de cooperación internacional entre otros elementos clave para su funcionamiento, formarán parte de un futura Reglamentación que se hará

 

(Visitada 181 veces, 1 visitas hoy)