Antes de que los rayos del sol iluminen nuestros campos, los productores salvadoreños inician sus actividades con la energía y el espíritu de emprendedores que siempre los ha caracterizado. Junto a ellos, avanzan elementos de la Policía Rural, División de la Policía Nacional Civil (PNC), conformada por mujeres y hombres que día a día acompañan a los agricultores para brindarles seguridad en las zonas productivas de todo el país.

El Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) ha fortalecido la sinergia con la Policía Nacional Civil (PNC) para proteger a nuestros productores agropecuarios, ya que por muchos años no contaron con el resguardo de su seguridad en los campos, donde producen los alimentos de miles de familias salvadoreñas. En ese marco, el Ministro Anliker Infante se ha mostrado comprometido a seguir impulsando el trabajo interinstitucional para poder proteger a los productores y, con el apoyo de la Policía Rural, capturar a todos los criminales que están afectando las actividades agropecuarias.

A pesar de las distancias a recorrer, de las condiciones climáticas y de otras adversidades, nuestros uniformados están comprometidos con los productores para que se sientan seguros en el campo y protegidos a la hora de cultivar la tierra y cosechar su producción, ese es el pensamiento y la convicción que tienen los agentes de la Rural.

La brigada, compuesta por tres o cuatro miembros policiales, cumplen con sus misiones diariamente, desplazándose a las diferentes áreas de producción a nivel nacional. Sus jornadas inician antes del amanecer y pueden finalizar hasta la noche, siempre al lado de los productores.

El objetivo principal es velar por la seguridad de los agricultores y demás productores para que saquen las cosechas sin ningún problema, explicó el sargento Santos Ismael Palacios, destacado en la Base Rural Zapotitán, en el departamento de La Libertad. “La seguridad para este sector es importante, ya que la agricultura es parte fundamental del país; por la producción de alimentos y porque genera cientos de empleos directos e indirectos”, reiteró el sargento.

Un detalle importante que hay que destacar es la confianza y respeto que se ha ganado la Policía Rural entre los agricultores, y viceversa. Ahora ya no se trata solo de brindar la seguridad como tal, sino también de interactuar y tener una comunicación directa con el productor, a tal grado que hay intercambio de números de contacto por cualquier emergencia o situación de apoyo que necesiten. “Los agricultores son muy amables y especiales para trabajar con nosotros, nos debemos a ellos”, detalló Palacios.

La confianza que generan cuando andan patrullando también es un aspecto clave para que los productores se regresen a los campos para preparar la tierra, sembrar y cosechar los alimentos que sustentarán a miles de familias salvadoreñas, como los están haciendo los agricultores que cultivan granos básicos, hortalizas, fruta, y ganaderos de la zona de Zapotitán.

“Todos aquí nos sentimos satisfechos que anda la autoridad visitándonos, porque hay más tranquilidad, más honradez. Por eso uno se siente feliz, porque la autoridad anda haciendo limpieza de la delincuencia”, comentó Marcial Ortiz, agricultor del cantón Flor Amarilla, quien recibió la visita de la Policía Rural en sus parcelas cultivadas con arroz.

Desde hace 30 años, Ortiz siembra en la zona productos como arroz, frijol para semilla y maíz para elote. Actualmente, tiene cultivadas 17 manzanas con arroz, ocho de ellas son de su propiedad y el resto son arrendadas. Él cuenta que ha empezado la cosecha y que según sus proyecciones espera obtener 3,000 quintales de arroz.

Saludando a los policías que estaban en sus parcelas, el productor aseguró que gracias al buen trabajo de la Policía Rural se siente más tranquilo a la hora de realizar sus faenas diarias.

La agente policial Mariely Escalante, también de la Base Rural en Zapotitán, aseguró que su trabajo es la misión de todos en la PNC: Servir y proteger ante todo. “A pesar de ser agotador también es satisfactorio, porque el productor se siente feliz y seguro. Las personas se acercan, comparten con nosotros y nosotros compartimos con ellos, en ocasiones nos vemos hasta como familia”, expresó la agente Escalante.

Es cansado recorrer los campos con una mochila en la espalda; entre los cafetales, los cultivos de hortalizas o granos básicos, pero es maravilloso, así describió la agente su trabajo en la Policía Rural. “Son experiencias únicas en la vida que nunca se van a volver a dar”, reiteró satisfecha.

Es importante mencionar que el apoyo que recibe la PNC por parte del Gobierno del Presidente Nayib Bukele, también favorece directamente a nuestros productores agropecuarios, pues al contar con equipos, insumos e incentivos los elementos uniformados tienen más motivación para dar seguridad a la ciudadanía.

Durante el patrullaje que realizaron los elementos de la Policía Rural en Zapotitán se encontraron con otro productor, José Portillo Lazo, quien los motivó con sus palabras: “para mí trabajan bien, se siente uno con seguridad, porque rondan por todos estos lugares y uno se siente con más confianza. Es un apoyo que le brindan a uno aquí en el trabajo”.

Para hacer cualquier denuncia, los productores agropecuarios y la ciudadanía en general puede llamar o escribir al número de la Policía Rural 7074-2838, disponible las 24 horas del día.

(Visitada 1 veces, 1 visitas hoy)