Que las familias productoras reduzcan costos, aumenten su producción y garanticen la seguridad alimentaria, es lo que espera el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA) al poner a disposición nuevos materiales genéticos con alto potencial productivo.

Un ejemplo de ello es el productor y emprendedor Carlos Antonio Flores, quien adoptó la variedad de tomate CENTA Cuscatlán CC.  El uso de esta tecnología desarrollada por el CENTA le ha permitido incrementar sus producciones de tomate; además, de dedicarse a la extracción de la semilla para próximas siembras y comercializarla.

Este productor del cantón La Fuente, municipio de Tonacatepeque, del departamento de San Salvador, favorecido con la tecnología, se dedica a la producción de tomate en ambientes protegidos (casas mallas) manejándolo agroecológicamente. Asimismo, con el apoyo de su hija Jacqueline Michelle, incursiona en el procesamiento de la pulpa del fruto.

Para los técnicos de la Agencia de Extensión CENTA San Martín es necesario compartir estas experiencias exitosas con más familias productoras, por ello organizaron una gira de campo para observar las bondades agronómicas de la variedad de tomate y el manejo dado por el productor. Ver galería fotográfica

Los productores eran originarios de los municipios de Tonacatepeque, Santiago Texacuangos, Santo Tomas, Oratorio de Concepción y Suchitoto, del departamento de San Salvador y Cuscatlán, y que son atendidos por la agencia San Martín.

Carlos Antonio Flores afirma que “el motivo por el cual adopté la variedad CENTA Cuscatlán CC es porque le he visto bondades de resistencia a la virosis, con más de 10 días de vida de anaquel, buena aceptación en el mercado informal, su color rojo intenso, jugoso y excelente textura en la elaboración de salsa y lo importante que es una semilla salvadoreña para producirla orgánicamente y comercializarla”.

Agrega que en condiciones protegidas ha logrado producir hasta 75 frutos por planta, pues dice que “en campo abierto se produce bien y he obtenido buenos resultados, pero en condiciones protegidas hemos optimizado su producción”.

La semilla que produce Flores es comercializada por una empresa llamada AMER (Agricultura, Medioambiente y Economía con Responsabilidad), a un valor de US$20 dólares el millar de semilla.

Una de sus proyecciones es comercializar sus producciones de tomate CENTA Cuscatlán CC en las cadenas de supermercados de El Salvador; y también espera exportar el producto a otros países.

Variedad CENTA Cuscatlán CC
Desde su liberación ha tenido gran aceptación por parte de las familias productoras, debido a sus características agronómicas y bondades; es una variedad de tomate de cocina, de polinización libre que permite al productor obtener semilla, la cual satisface la demanda del productor en el mercado.

Una vez más, el CENTA contribuye con las familias productoras a que incrementen sus áreas de siembra que les permita reducir costos de producción, buenas cosechas y tolerantes a las principales enfermedades.

(Visitada 460 veces, 1 visitas hoy)