El pago como proveedores y propuestas para mejorar la producción agrícola salvadoreñas son algunos de los temas que los productores de semilla de maíz certificada han puesto sobre la mesa del despacho para poder abordarlos con el Ministro de Agricultura y Ganadería, Pablo Anliker.

Representantes de las cooperativas y productores que conforman la asociación de Productores de Semilla Certificada (PROSECE) solicitaron audiencia al Ministro Pablo Anliker para poder establecer un ruta de trabajo que les permita continuar desarrollando sus actividades agrícolas y que el Misterio de Agricultura y Ganadería (MAG) pueda mantener el apoyo que reciben los agricultores de granos básicos gracias al Programa de los Paquetes Agrícolas.

“Nosotros no nos sumamos a otras gremiales vinculadas al sector, porque ellos buscan otro tipo de presiones; nosotros preferimos hacerlo personalmente. Comprendemos la situación y, por eso, hemos venido a platicar con él para ver si juntos encontramos una forma sensata y civilizada para resolver, porque sí nos preocupa la falta de pago”, explicó Mariano Calderón, representante de PROSECE.

Aseguran que la preocupación por la tardanza de pago puede resolverse con el diálogo y con acuerdos; además, expresan su desacuerdo con las manifestaciones, porque según ellos estas tiene intereses políticos y afectan a los demás salvadoreños que necesitan movilizarse. Asimismo reconocen que el contexto de la pandemia ha creado condiciones que antes no existían y que entienden que esta situación puede ser aprovechada por muchos a nivel político.

“Nosotros sabemos que no es aquí en el problema, que el problema es todavía más complejo. Nosotros queremos ser ejemplo que dialogando sí resuelve. Estoy seguro que tendremos acuerdos con el Ministro, sin afectar a otras persona”, expresó Arturo Guerra, representante de Cooperativa Barra Ciega, PROSECE.

Este grupo de productores provee el 65 % de la semilla de maíz certificada que el Ministerio utiliza para la entrega de los Paquetes Agrícolas; con este esfuerzo, PROCESE genera beneficios directos para más de 20 mil familias con la generación de empleos. En ese marco esperan continuar participando en este importante programa gubernamental. “Nuestra política es trabajar, producir, rendir, compartir con la gente y que haya comida de buena calidad, añadió Guerra.

“El maíz es un cultivo estratégico, clave para la seguridad alimentaria, es cultura; por eso, creemos que debemos estar preparados para no depender de las importaciones, porque tenemos la capacidad de producir en nuestro país. Por eso queremos hablar con el Ministro, para que el Programa siga y mejore, que se entreguen más insumos y a más productores”, expresó Mariano Calderón.

En ese sentido, Calderón explicó que la semilla certificada H-59, un híbrido desarrollado en el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), tiene excelentes bondades que garantizan la resistencia y el buen rendimiento en producción: “es una ventaja que debe ser aprovechada por el Gobierno para aumentar la productividad de los agricultores”, aseguró Calderón.

“No tengo nada en contra de las multinacionales, pero nuestro medio necesita semillas desarrolladas en nuestras tierras. La H-59 tiene la capacidad de adaptarse en todo el país. Es un privilegio que el país cuente con un híbrido foráneo que permite buen rendimiento”, añadió Calderón para hacer énfasis en que se debe apostar a continuar usando la semilla que se produce en territorio salvadoreño.

(Visitada 1 veces, 1 visitas hoy)