La poda del cafeto, conocida también como Manejo del Tejido Productivo, consiste en cortar parte de la planta o cambiar su normal crecimiento. La poda es necesaria por los siguientes resultados:

– Mantiene un balance entre el Tejido Productivo y el Improductivo, lo que propicia buenas cosechas.
– Reduce la tendencia de la producción bienal o bianual, que evita producciones muy altas seguidas de producciones muy bajas y
– Permite una adecuada aireación y entrada de luz al cafetal, que favorece la productividad y reduce las posibilidades de ataque de plagas.

El cafeto comienza su ciclo de crecimiento de octubre a diciembre, continua su crecimiento de enero a marzo y alcanza su máximo crecimiento en abril- mayo. Por esa razón la mejor época de podar es después de finalizada la cosecha; entre los últimos días del mes de enero hasta los últimos de marzo.

La poda en la época adecuada tiene ventajas. Las plantas no están muy agotadas y el descenso de la producción será menor que si se inicia en forma tardía en cafetales agotados, porque la producción puede descender o caer fuertemente, afectando la economía del productor.

Si la poda se realiza fuera de época, los brotes obtenidos de la poda, no alcanzan el crecimiento y desarrollo productivo esperados.

En cafetales nuevos por lo general se podan después de la cuarta a quinta cosecha (quinto o sexto año), dependerá de la altitud donde se encuentre la plantación. Las nuevas variedades como: Sarchimores, el inicio de prácticas de poda son más tempranas.

En El Salvador se conocen tres sistemas básicos de poda del cafeto:

– Parras
– Múltiples Verticales y
– Recepas

SISTEMA DE PARRAS. Consiste en realizar agobios y re-agobios en los brotes obtenidos, es decir formando una parra por lo general con más de 12 brotes, por ello es una planta abierta que demanda mucho espacio individual, por lo tanto se requiere de distancias de siembra amplias como: 2.5 x 2.5 metros. Su mantenimiento es de poda por apreciación y generalmente termina en cafetales “engalerados”. En cafetales nuevos no se recomienda este Sistema de Parras.

SISTEMA DE MÚLTIPLES VERTICALES. Se caracteriza porque el cafeto se maneja con 4 a 5 brotes, que lo vuelve una planta más compacta o recogida, lo que permite usar distancias de siembra más cortos como 1.67 x 1.67 metros.

Este sistema se estable con agobio a los 2 años de siembra de la plantía, posteriormente los brotes se manejan por recepa de aquellos agotados.

SISTEMA DE RECEPAS. Radica en eliminar totalmente la planta a una altura de 30 a 40 centímetros del suelo. Este sistema es apropiado para establecer las podas cíclicas en el cafetal, permite una apropiada entrada de luz y aire, la mecanización de la práctica, demanda menor cantidad de mano de obra y facilita la recolección y otras labores dentro del cafetal, etc.

Con la recepa se pueden manejar de 2 a 3 brotes por planta, por lo tanto se vuelve una planta más recogida y las distancias de siembra son aún más cortas, aumentando el número de cafetos por manzana, generalmente este sistema se maneja en poblaciones igual o superiores a los 3,000 cafetos por manzana.

Como resultado de la poda hay una buena brotación de ejes verticales, por lo tanto se debe regular la cantidad de brotes para lo que es necesario realizar dos deshijes, el primero en junio y el segundo en septiembre.

Para mayor información o consultas sobre la poda del cafeto, puede llamar al teléfono: 2397-2260. CENTA-CAFÉ. Ministerio de Agricultura y Ganadería.

(Visitada 131 veces, 1 visitas hoy)