Con la intervención en más de 15 municipios, 180 materiales diferentes de alta calidad que contienen un gen criollo, cultivados en una parcela del Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal “Enrique Álvarez Córdova” (CENTA), El Salvador camina con pasos firmes en su política de recuperar la producción de cultivos estratégicos como el cacao, que se está manejando con enfoque agroecológico, en apoyo y desarrollo a los productores, diversificación de la producción agrícola, incremento de la rentabilidad y generación de empleos en el campo.

Actualmente el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), a través del CENTA, ejecuta el proyecto “Desarrollo tecnológico y fortalecimiento de la base productiva y agroindustrial para la cacaocultura con enfoque agroecológico en El Salvador”, proyecto que cuenta con la cooperación financiera del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA).

“Estamos desarrollando los materiales (tecnología) para ser recomendado a los productores, técnicamente y científicamente se está haciendo la prospección de materiales para rescatar todo lo bueno que tengamos sobre cacao y eso lo llevamos a un banco de germoplasma, luego con lo que tenemos identificado en ese banco, montamos las parcelas de evaluación”, explicó la Ingeniero Eufemia Segura Magaña, investigadora destacada en el programa frutales y cacao.

Para obtener éxito en la tecnología (validación de la semilla a recomendar) se realiza un trabajo coordinado con los laboratorios como el de suelos, que lleva todo su plan de fertilización, de parasitología para el control de plagas y enfermedades, de química agrícola para ver los aspectos de sabores y bromatología del cacao, y laboratorio de alimento, encargado de dar asistencia a los interesados en el procesamiento del cacao.

De acuerdo a Segura, el país cuenta con materiales de alta calidad por su genética criolla y se ha determinado a través de su caracterización molecular, eso significa que El Salvador puede obtener producción de cacao de calidad, y en ese sentido se puede ofrecer denominación de origen a los países compradores.

“Nosotros estamos viendo la base productiva, agroindustrial y enfoque agroecológico, queremos que los agricultores que se involucren en esta actividad conozcan las diferentes tecnologías, para que su producción llegue a un mercado definido y que nuestro cacao tenga valor, precisamente tiene que ser un enfoque agroecológico, algo sostenible, que los productores puedan manejar con bajos costos, que puedan mejorar su rentabilidad con las tecnologías adecuadas”, recalcó Segura.

Dando cumplimiento al Plan Quinquenal de Desarrollo, el MAG trabaja en fortalecer a los productores, desarrollar al sector agropecuario y garantizar la seguridad alimentaria con la diversificación agrícola. En esa línea, para este gobierno el cultivo del cacao no solo significa rentabilidad económica para los productores, sino también una importante oportunidad para reforestar, pues dicho cultivo requiere de sombra y quienes se dediquen a este rubro deben combinarlo con otro tipo de plantaciones.

El cacao significa nutrición y belleza

Al cultivar cacao el agricultor obtiene diversificación en su finca, mejor producción de alimentos, optimiza el área a sembrar, por las plantaciones forestales, es ideal dentro de la finca porque puede generar bienes, servicios y empleo familiar. Asimismo, el cacao es un producto con alto valor nutritivo y ligado al aspecto de la belleza, describe Eufemia Segura.

Son más de 300 propiedades que contiene el cacao, están distribuidas en la semilla, cascara y pulpa fresca. En la pulpa se encuentran ácidos cítricos, pentosas, azúcares, sales, agua; en la cascara se tienen cenizas, lignina, sales minerales, carbonatos, oligoelementos, cafeína, teobromina; en los granos, a parte de la grasa, se tiene teobromina, azúcares, cafeína, ácidos orgánicos y esencias, agua, taninos, proteínas, entre otros compuestos que permiten que el cacao sea importante para la salud, para la alimentación y nutrición.

Por la presencia de feniletilamina, el cacao estimula el sistema nervioso, manteniendo el buen estado anímico, debido a la endomorfina permite estimular el cerebro y con ello un mejor rendimiento, pues ayuda eliminar el cansancio físico y mental, también beneficia al sistema digestivo en situaciones de estreñimiento, ya que estimula la flora bacteriana y mejora el sistema.

“El cacao permite que el sistema cardiovascular mejore, porque es rico en antioxidantes, ayuda a reducir el colesterol y ayuda a los problemas de triglicéridos. Para aspectos de belleza, con sus propiedades permite el rejuvenecimiento de piel y en cantidades adecuadas puede ser utilizado hasta para reducir de peso”, afirma la ingeniera del CENTA.

Una de las situaciones que no se deben dejar de lado es que las plantaciones de cacao pueden ser atacadas por tres enfermedades: la mazorca negra, moniliasis y la escoba de bruja, que pueden ocasionar graves costos si no se cuenta con un plan estratégico para estar prevenidos, sin embargo, el MAG desde ya trabaja en la prevención al evaluar materiales que pueden ser resistentes o tolerantes a dichas enfermedades.

En cuanto a la mazorca negra, una de las registradas en los germoplasma, es una enfermedad que se puede controlar con manejos adecuados, es decir, tecnología y asistencia técnica. En esa parte el CENTA está preparado con el fortalecimiento de las capacidades tanto a nivel de técnicos como institucionales, y en ese sentido “estamos superados”, subrayó Eufemia Segura.

(Visitada 2.117 veces, 8 visitas hoy)