Como parte de la formación práctica del primer diplomado denominado “Elaboración de estudios de impacto ambiental”, un equipo de técnicos multidisciplinarios del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) realizó una gira de campo para conocer y evaluar el proyecto de la Asociación de Regantes El Porvenir “Dos Ríos”, situado en el municipio El Porvenir, Santa Ana

Con el fin de identificar el impacto, importancia y magnitud de distintos factores ambientales del proyecto, los técnicos desarrollaron en campo prácticas para medir la capacidad de infiltración del suelo para saber la actividad productiva a nivel de todo el distrito de riego. Posteriormente se desarrolló un levantamiento de la macro fauna y flora existente en la rivera de la quebrada El Porvenir.

El grupo de especialistas participó, en un primer momento, de una presentación donde se les mostró las diferentes fases y etapas que conforman el proyecto: construcción del plantel para oficinas administrativas, taller de patio de secado, perforación y equipamiento de pozos para provisión de agua, construcción del sistema de canales para riego y la construcción del sistema de generación eléctrica de energía fotovoltaica con una capacidad de 250 kw.

“Estas prácticas se han desarrollado a fin de fortalecer la transmisión de conocimientos teóricos que durante las últimas cinco jornadas hemos realizado en el MAG con el apoyo de la Unidad Ambiental Sectorial”, destacó Carlos Zavala, uno de los facilitadores del diplomado.

De acuerdo con el consultor, entre las recomendaciones generales a considerar ante los posibles impactos ambientales que podría ocasionar el funcionamiento del proyecto están: desarrollar un plan de compensación para el agua utilizada para que no se pierde por la evaporización; también sugirió compensar el agua que se dejará de infiltrar por la construcción de los canales y por otras obras de construcción ya existentes en áreas impermeabilizadas. Agregó que otro aspecto a considerar es la rehabilitación del reservorio de agua en las riveras de la quebrada El Porvenir,  lo que permitirá darle mayor amplitud para que haya una recarga al acuífero utilizado.

Edwin Córtez, uno de los participantes de este diplomado, técnico de la División de Asociaciones Agropecuarias del MAG, se mostró complacido con este tipo de formación especializada y manifestó que “hoy tenemos criterios técnicos multidisciplinarios para poder llegar a una comunidad,   sentarnos  y  estudiar esos proyectos agropecuarios y decirles: estos son los impactos que se podrían generar y están son las medidas que podemos tomar”, indicó.

Rosalía Vela, del Área de Infraestructura de la Dirección General de Ordenamiento, Forestal, Cuencas y Riego del MAG, expresó que el diplomado es un proceso de formación muy interesante, ya que en su área de trabajo continuamente se elaboran diseños de proyectos de infraestructura productiva. “A través del curso hemos aprendido que es importante tener claro el proceso que cada empresa debe realizar en el diseño y elaboración de estudios de evaluación de impacto ambiental,  para cuando hagamos la revisión tomar en cuenta los elementos que debe contener y poder tener un producto de calidad”,  enfatizó la ingeniera.

(Visitada 65 veces, 1 visitas hoy)