A través de la Unidad de Bienestar Animal (UBA) de la Dirección General de Ganadería (DGG), el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) sigue trabajando para garantizar el cumplimiento de la Ley de Protección y Promoción del Bienestar de Animales de Compañía; por ello, ha iniciado una campaña de sensibilización sobre la importancia de la castración y esterilización de mascotas.

Es necesario precisar que la castración y esterilización canina y felina es la principal estrategia para poder establecer un control de las poblaciones de animales de compañía; en ese sentido, también se convierte en la forma más efectiva para erradicar el maltrato animal y el abandono.

Cuando los dueños de las mascotas toman conciencia y asumen esta intervención médica como una necesidad para el animal, se mejora la calidad de vida de los perros y gatos; está demostrado que la cirugía ayuda a prevenir las infecciones uterinas y el cáncer de mama y, en el caso de los machos, previene el cáncer testicular y regula los comportamientos en periodo de celo (aullar con frecuencia, orinar en otros espacios para marcar territorio, escaparse de casa, entre otros).

La decisión de someter a las mascotas a este procedimiento también convierte al dueño en una persona responsable ante la sociedad, pues contribuye a mejorar la salud pública; porque la castración y esterilización disminuye sobrepoblación de perros y gatos en estado de abandono, los comúnmente conocidos como animales callejeros, reduciendo así los riesgos de agresiones a personas y, por consecuencia, las zoonosis (enfermedades infecciosas transmisibles desde animales vertebrados al ser humano).

Diferencias entre castración y esterilización:
La castración es la cirugía que se realiza a machos para extraer los testículos; en cambio, la esterilización es el proceso quirúrgico utilizado para extraer los ovarios y parte del útero de las hembras.

MITOS Y VERDADES SOBRE LA ESTERILIZACIÓN Y CASTRACIÓN
Queremos evitar la desinformación sobre estas prácticas médicas, por ello te presentamos algunos de los principales mitos y verdades.

  • Lo animales engordan cuando son esterilizados/castrados
    – Las mascotas suben de peso por la sobrealimentación, este procedimiento no afecta su metabolismo digestivo. Se recomienda una alimentación adecuada según su peso y edad, consulte con su médico veterinario.
  • Los machos pierden sus características e identidad sexual
    – Las mascotas no viven según conceptos, la castración no cambiará la personalidad del animal.
  • Las mascotas pierden su energía y son menos juguetones.
    – La actividad física de las mascotas depende en gran medida de los dueños; en cuanto a lo juguetones, procura mantener sus rutinas y sigue comprando sus juguetes favoritos.

Es importante mencionar que si decides esterilizar o castrar a tu mascota te asesores con tu médico veterinario, porque para las operaciones debes preparar al animal para que el procedimiento sea más efectivo. Recuerda que tu mascota bebe tener cinco meses o más para poder ser intervenido, además, debe tener buen estado de salud y un peso adecuado.

Para conocer más y ampliar la información, te sugerimos mantenerte pendiente de las redes sociales de la UBA; en Facebook puedes encontrarla como Unidad de Bienestar Animal – MAG y en Twitter con el usuario @UBAsv.

(Visitada 80 veces, 1 visitas hoy)