El ministro de Agricultura Y Ganadería, David Martínez,  junto al secretario de Comercio e Inversiones de la Presidencia, Jorge Miguel Kattán  y la directora del Consejo Salvadoreño del Café (CSC), Lily Pacas se presentó oficialmente ante los representantes del sector cafetalero, viveristas y empresarios, con el propósito de reiterar su apoyo y compromiso con el rescate del café, tal como se tiene proyectado en el Plan Maestro de Rescate Agropecuario.

“Hasta este día no se les ha apoyado como debe de ser. El rescate al café incluye una reingeniería de la deuda. Son más de $300 millones para renovar 50 mil manzanas de café. El presidente Nayib Bukele me ha enviado a ejecutar el Plan de Rescate Agropecuario”, aseguró el ministro David Martínez.

Seguido de esto, el titular del MAG explicó que se van a tener disponibles $45 millones del préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para las regiones cafetaleras de Apaneca-Ilamatepec y Bálsamo- Quezaltepec; además, explicó que de los $86 millones del préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), $80 serán destinados a la banca nacional y $6 millones a la creación del Instituto del Café.

“Jamás tuvieron una Asamblea que los apoyara. Hoy construyamos de la mano este esfuerzo. Nunca hemos tenido una Asamblea Legislativa con las ganas de apoyar, pero ahora sí. Recuerden, además, que conmigo tienen las puertas abiertas y vamos a rescatar el café”, expresó  el ministro a los representantes de la cadena del café.

Por su parte, el secretario de Comercio e Inversiones, Miguel Kattán, envió un mensaje concreto a los caficultores para trabajar en conjunto por el bien de El Salvador: “No vamos a permitir que por malos empresarios, caficultores y cafetaleros se destruya el futuro de nuestro país. El futuro de cada uno depende de todos, por eso, busquemos el rescate de la caficultura del país”.

Tras la intervención de los funcionarios, los caficultores mostraron su apoyo y felicitación al ministro David Martínez. “Quiero felicitar al ministro porque él conoce bien al sector, lo conocimos trabajando en este proyecto”, dijo Omar Flores, caficultor salvadoreño.

Sumado a este comentario, Raúl Rodríguez expresó sentirse entusiasmado con las palabras del ministro y los planes que se tiene para el sector. “Entusiasma todo lo que se ha hablado y saber que hay varios escenarios en los que debemos trabajar”, enfatizó Rodríguez.

SOBRE EL PLAN MAESTRO DE RESCATE AGROPECUARIO
El Plan Maestro de Rescate Agropecuario incluye acciones para el fortalecimiento de la policía rural, la creación del Complejo de Educación e Investigación Agropecuaria, la entrega de insumos agropecuarios y kits tecnológicos; además, contempla la puesta en marcha del programa de huertos caseros, escolares y comunitarios para aumentar la autosuficiencia productiva del país.

Esta iniciativa, liderada por el ministro David Martínez, permitirá la generación de más de dos millones de empleos a nivel nacional y será el camino para avanzar en la gran apuesta del país: ser autosuficientes para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria, siempre con una visión que permita la protección y conservación de los recursos naturales.

Los ejes del Plan son la Soberanía alimentaria, Rescate del café y Ruralización:

  • Soberanía alimentaria: Con un fideicomiso de $635 millones se optimizará la producción de granos básicos, frutas y la producción acuícola. Los productores recibirán asistencia técnica, tecnología de primer mundo y créditos con las mejores tasas de interés.
  • Rescate del Café: Con un fideicomiso de más de $637 millones, El Salvador podrá producir de forma rentable variedades resistentes y de excelente calidad, posicionando a los cafés salvadoreños como los mejores del mundo. Sumado a esto, se facilitarán créditos para renovar 50 mil manzanas del parque cafetalero y se creará un instituto especializado con la mejor tecnología para producción y el desarrollo de investigaciones.
  • Ruralización: Las zonas rurales del país se convertirán en lugares modernos, seguros y con mejores condiciones de vida. De tal forma que se las oportunidades que ofrece el campo sean atractivas para la juventud, reduciendo los niveles de emigración y fortaleciendo la producción agropecuaria familiar.
(Visitada 588 veces, 3 visitas hoy)